3 RAZONES PARA APRENDER A INVERTIR

En mi proceso de transformación financiera siempre he estado en la búsqueda constante de métodos y oportunidades para abandonar mi antigua conformidad financiera. Una manera que he encontrado para realizar ese cambio en mi vida ha sido aprender sobre inversiones. Ha sido una lucha constante por superar grandes obstáculos que he encontrado debido a diferentes factores que debí corregir constantemente en el camino, pero que han hecho de mí una persona más controlada y analítica a la hora de enfrentar  este nuevo mundo.  Por eso en este artículo quiero compartir con ustedes 3 razones por las cuales considero importante aprender a invertir.

Antes de iniciar con esas 3 razones debo decir que para ingresar en el mundo de las inversiones lo primero que debemos hacer es cambiar nuestra mentalidad y controlar nuestras emociones. Muchos creen que las inversiones son para gente rica y que por eso no se preocupan por aprender, pero por el contrario se deben considerar las inversiones como una manera de construir riqueza. Aprender sobre inversiones será un camino apasionante donde descubrirás muchos aspectos de tu personalidad que antes no considerabas, y donde comenzarás a interesarte en mayor medida por tu vida financiera. Ahora sí profundicemos en esas 3 razones para comenzar ese aprendizaje.

ASEGURAR NUESTRO FUTURO FINANCIERO

Muchas personas creen resuelto su futuro financiero tan solo con tener un empleo que ellos consideran estable.  Lo que no consideran  es que ese empleo no lo tendrán por toda su vida, y tal vez, en su vejez deban abandonar ese empleo sin una pensión que les garantice que tendrán la misma calidad de vida hasta el día de su muerte. No soy de los que espero a que el gobierno me solucione los problemas, y tampoco esperaré a que se haga cargo de mí en la vejez. Por eso me preocupo desde ahora por buscar la manera de asegurarme un futuro financiero.

La única manera de hacernos nosotros mismos responsables de nuestro futuro financiero es tomando por propias manos las decisiones de para dónde irá nuestro dinero a partir de ahora. Las inversiones, si las manejamos bien, nos dan la posibilidad de tener un control sobre nuestro dinero. Pero ese control debe ser personal. No ganaremos nada si dejamos que otra persona maneje nuestras inversiones. Lo importante es aprender de primera mano, pues entregar todo nuestro dinero para que otra persona lo maneje, sería similar a esperar que el gobierno se apiade de nosotros. Es más, ese asesor financiero puede ser más cruel y desvergonzado que el gobierno y quizá nos deje en la ruina.

Si usted no sabe qué hacer con su dinero, le puedo asegurar que sí habrá otras personas que sepan qué hacer con él. Entonces usted está ante la disyuntiva, si esperar y rezar que el gobierno se haga cargo de usted el día de su retiro, o peor aún, entregarle su dinero a otra persona que tal vez lo quiera estafar o no tenga los conocimientos suficientes. Al fin, a nadie le dolerá tanto su dinero como a usted. Entonces, para salir de esta situación, lo más sensato es que usted mismo se tome la tarea de aprender a invertir adecuadamente su dinero. Y cuanto antes comience, tanto antes empezará a manejar mejor la situación y tendrá mejores argumentos para tomar decisiones más acertadas.

INVERTIR ES EL ANTÍDOTO CONTRA LA INFLACIÓN

Mucho se ha hablado en nuestros artículos sobre la importancia del ahorro. Pero debemos tener en cuenta que no es lo mismo invertir que ahorrar. La principal diferencia es que invertir es un verdadero antídoto contra la inflación. Mientras el ahorro nos ofrece una tasa de interés que escasamente nos permite obtener beneficios por encima de la inflación, la inversión nos permite controlar cuánto beneficio queremos obtener. Con un buen manejo de las inversiones podemos evitar que nuestro dinero pierda su valor con el paso del tiempo. Para esto también aprenderán a conocer cuál es el precio correcto del activo que deseen adquirir, pues de ese precio es de donde se definirá si usted obtendrá una buena rentabilidad o no.

El ahorro no deja de ser importante en el sentido de que no podemos pretender llegar a la cima sin escalar la montaña. El ahorro será un paso inicial en nuestro propósito de convertirnos en inversionistas. De hecho, el flujo de efectivo y el ahorro será lo que nos permita estar en posición de empezar a invertir en serio. No podemos pretender invertir utilizando el dinero que necesitamos para nuestro sustento básico. Este es un gran error que cometemos los inversionistas neófitos, de pensar que las inversiones nos solucionarán las urgencias en las cuales hemos ingresado debido a años de mala administración de nuestros recursos. El orden ideal sería sanear nuestras finanzas personales, librarnos de las deudas, ahorrar y entonces podremos ver mejores resultados como inversionistas.

Esto no quiere decir que debamos olvidarnos de aprender a invertir hasta el final del proceso. Cómo lo explica Robert Kiyosaki, en el libro que escribió junto con Donald Trump, queremos que seas rico, la mejor manera de aprender es jugando. Hoy tenemos muchas oportunidades de aprender a invertir con cuentas demo, por poner el ejemplo de los mercados de fórex, commodities, materias primas, entre otros, donde contamos con brokers que nos permiten tener cuentas gratuitas para practicar nuestras inversiones. Esto nos prepara para cuando debamos hacer que nuestras inversiones sean rentables, y así, poder  vencer ese monstruo de la inflación, teniendo  una estrategia clara de lo que vamos a realizar.

INVERTIR ES EL MEJOR CAMINO HACIA LA LIBERTAD FINANCIERA

Pero de todas estas razones para aprender a invertir, la que más me gusta es saber que esta será la mejor manera de alcanzar nuestra libertad financiera. Haciendo que nuestro dinero sea más rentable, y con la tranquilidad de que ese dinero nos facilitará las cosas en nuestra vejez, podemos enfocarnos en alcanzar la libertad financiera que es quizá el objetivo principal de todo este asunto. Así como comprendo que no todas las personas están dispuestas a seguir un proceso empresarial, también comprendo que no todas las personas sueñan con tener libertad  financiera, pero aun así esta me parece una razón fundamental para querer ingresar en el mundo de las inversiones.

El querer asegurarnos un futuro financiero y tener un remedio contra la inflación ya serán por sí razones más que suficientes para tener una vida económicamente digna, pero por qué no, estando en este punto, pretender que nuestros ingresos nos den una calidad de vida donde podemos sentirnos plenos y pagar lo que necesitemos o deseemos sin la necesidad de mirar los precios. Esta sería una muestra de verdadera libertad financiera. Y más aún si podemos disfrutar de nuestro proceso de una manera competente.

La libertad financiera no tiene por qué ser un tabú.

Una de las cosas que yo he aprendido en este proceso es que no hay sueños imposibles.  Lo único que puede convertir nuestros deseos de libertad financiera en tabú, es rendirnos antes de tiempo y no mirar el proceso mismo como un medio de superación. Pasa lo mismo cuando se inicia un negocio y no creemos que podamos llegar al punto donde otros referentes del sector han llegado. A veces no lo creemos porque no nos sintamos capaces de lograrlo, o porque no nos sintamos merecedores.  Cualquiera de estos motivos nos pueden detener a la hora de iniciar cualquier camino, pero el hecho es, que si otros lo han logrado, también nosotros lo podemos hacer, si poseemos los conocimientos necesarios. Ten cuidado que lo que te detenga no sea una justificación que tienes en tu cabeza para no hacerlo.

Recuerda eliminar antes que nada la mentalidad de que las inversiones solo son para gente rica. Muchas personas se han logrado hacer a grandes riquezas invirtiendo diligentemente su dinero comenzando desde muy abajo. Tómate en serio el reto de aprender todo lo necesario para ser un buen inversionista, y mantente preparado para afrontar  los retos emocionales que esto te ofrecerá. Como siempre, la mejor manera es emprendiendo la marcha, preparados para crecer como inversionistas y como personas a cada paso, y no mirar para atrás sino para ver el camino que hemos recorrido y sintiéndonos orgullosos de esto. Te sorprenderán las cosas nuevas que aprenderás y los cambios que notarás en ti.

¿POR DÓNDE COMENZAR?

Si has perdido el miedo y has decidido iniciar tu camino como inversionista comienza por investigar mucho sobre las diferentes opciones que ofrece el mercado. Encontrarás una gran variedad de modelos de inversión, así como de estilos para hacerlo. Como te dije antes, habrá posibilidad en algunas de comenzar a aprender sin poner en riesgo tu dinero, o tal vez debas comenzar invirtiendo una parte de tus ahorros, pero mientras apenas comienzas hazlo con pequeñas cantidades y que no afecte el dinero para tu sustento. Siempre la mejor manera es ir avanzando a medida que te vas sintiendo más seguro de lo que estás haciendo. Aunque no menosprecies el aprendizaje que ofrece el dolor emocional de las pérdidas económicas.

Al paso que vas conociendo más aspectos de las inversiones, y vayas comprendiendo lo que son los análisis técnico y análisis fundamental del mercado, y además vayas conociendo cómo utilizar las estadísticas, los gráficos y las noticias económicas para ayudarte a entender mejor lo que estás haciendo, podrás reconocer mejor tu perfil como inversionista de acuerdo con lo que te genere más seguridad y confianza. Y luego, cuando superes la barrera del miedo y comiences a realizar operaciones, te comenzarás a preocupar por temas más puntuales como la rentabilidad, el riesgo, ratio de beneficio, diversificación y la elección de un precio correcto dentro de tu portafolio de inversiones. Estos, entre otros términos más puntuales de acuerdo al tipo de inversión que elijas, comenzarán a formar parte de tu nuevo mundo.

No temas aprender cosas nuevas y a vivir un proceso que te llevará de tu punto actual a una vida que quizá nunca soñaste. No será un camino lleno de rosas, pero si te concentras en aprender lo necesario, a ser constante y a seguir los consejos de personas que te encontrarás en el camino, entonces no habrá otro resultado que el cambio de perspectiva sobre el dinero y las inversiones. Pero antes de querer conocer todos los términos teóricos y prácticos de las inversiones, comienza a preocuparte por adquirir la mentalidad adecuada que todo inversionista debe poseer. El miedo a las pérdidas, la urgencia de querer hacerte rico de la noche a la mañana y no seguir un plan de inversión claro, serán aspectos  que deberás sacar de tu mente para ser un inversionista exitoso. Más que capacidades intelectuales, a un buen inversionista lo define un buen manejo de las emociones, pero estas igualmente solo se pueden obtener con mucha práctica. Así que manos a la obra.

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA CONFIRMA TU SUSCRIPCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.