APRENDAMOS JUNTOS A CAMBIAR NUESTRA REALIDAD FINANCIERA

Como ya saben, el mensaje de bienvenida en todos mis contenidos invita a que aprendamos juntos todo lo necesario para cambiar nuestra realidad financiera. Como lo expliqué en mi presentación del blog, no soy un experto en la adquisición de riqueza y libertad financiera pero mi propósito es que avancemos juntos en este proceso. Mi trabajo es compartir con ustedes todo lo que he aprendido y he puesto en práctica, pero también contarles cuáles han sido mis grandes dificultades que debo superar.

Por eso hoy quiero confesarles cuáles creo que son mis mayores debilidades para poder avanzar en mi proceso y seguramente algunos de ustedes se puedan identificar conmigo. Pero la idea no es solo que se identifiquen sino que también podamos encontrar la manera de corregir esas debilidades. Quizá ustedes tengan otras flaquezas y sean fuertes en los aspectos que yo voy a mencionar. Por eso les pido que participen en los comentarios, porque reitero que mi propósito con estos artículos es que aprendamos juntos.

Tal vez este sea el artículo más difícil de escribir de los que he publicado hasta el momento, pero vamos a hacerlo. A continuación les revelaré algunas de las virtudes que me faltan por adquirir en mi camino al éxito. Virtudes que se pueden reconocer fácilmente en toda persona exitosa y que sin excepción todos nosotros debemos tener para poder progresar.

ACTITUD MENTAL

Para comenzar les cuento que mi actitud mental es un poco frustrante. Creo en el poder del pensamiento y todo lo que puedo conseguir con él, pero en ocasiones me dejo llevar por las inconformidades de no obtener resultados rápidamente. La mayoría de cosas que he logrado hasta ahora han sido gracias a mi perseverancia y dedicación, pero si pudiera ponerle un poco de actitud mental positiva disfrutando el proceso sería un camino mucho más placentero.

Comprendo que esa mala actitud afecta a todo lo que me rodea incluyendo por supuesto a las personas que comparten conmigo diariamente y los proyectos que emprendo.  Por eso soy consciente que para eliminar esto debo tomar responsabilidad por mis pensamientos. Debo olvidar las situaciones y personas negativas rápidamente y evitar que el perfeccionismo me lleve a no poder avanzar.

Me concentraré en lo positivo y daré gracias al universo por todo lo que poseo y lo que he conseguido con mi esfuerzo. Sé que preocupándome más por ayudar a otras personas me iré alejando de mis preocupaciones personales y sobretodo iré actuando en pos de mi propósito de vida a medida que yo vaya superando mis propios retos. ¿Quién más apropiado para hablar sobre éxito que alguien que lo consiguió comenzando desde cero? Ese es mi objetivo. Transformar mi vida para poder transformar la de los demás.

LA PACIENCIA ES UNA VIRTUD DE ÉXITO

Desde que comencé a emprender no solo quería tener resultados rápidos, como ya les conté, sino que también quería hacerlo todo sin mucho esfuerzo. Es lo que algunos llaman éxito  exprés. Algo que me ha ayudado mucho en este aspecto son las inversiones en bolsa y en fórex. En estos modelos de negocio es claramente posible, pero notablemente tóxico, querer forzar los resultados. Y para los que conocen las opciones binarias son un trauma aún mayor para una persona impaciente como yo. El golpe que me di contra el mundo a causa de esto fue tan fuerte que tuve que aprender a llevar un proceso.

Aunque eso de aprender a llevar un proceso me hace respirar profundo. A veces creo que no es tan cierto que haya aprendido la lección sino que más bien tomé un profundo respeto (algunos dirán que miedo) a la hora de invertir. De todas formas me gusta pensar que ya soy más precavido. En otros modelos de negocios es más difícil querer obtener resultados vertiginosos forzosamente, pero es cierto que si no llevo el proceso con paciencia voy a sufrir mucho y quizá termine tirando la toalla antes de tiempo (Dios no lo quiera). La paciencia que ahora comienzo a practicar en las inversiones me ayuda mucho en mis otros emprendimientos.

Ventajas de la paciencia y cómo adquirirla

Son claras las ventajas de ser una persona paciente. Se toma control de nuestros pensamientos y nuestras acciones. Lo contrario sucede cuando sufrimos de impaciencia que nos lleva a tener problemas no solo profesionales sino también familiares y personales. En mi caso muchas veces lastimo a las personas con mis palabras y mis hechos, y luego cuando me doy cuenta me arrepiento de lo que he hecho. Estas mismas conversaciones y pensamientos hirientes nos lastiman en nuestro interior autoflagelándonos a veces injustificadamente.

La mejor manera de corregir la impaciencia es viviendo el presente. Como dije antes, disfrutar el proceso es necesario para no rendirnos fácilmente. Vivir el presente sin dejar de mirar el futuro de nuestros sueños nos dará esperanzas para continuar. Y por último, controlar nuestros pensamientos nos ayudará a tomar consciencia de en qué momentos estamos siendo impacientes y nos ayudará a ser más tolerantes. Aplicando estos pasos cambiaremos no solo en nuestro proceso empresarial sino también la vida personal y podremos ver el mundo con otro color.

PERSONALIDAD SOCIABLE

La falta de sociabilidad es otro de los factores que me detienen en mi camino al éxito. Pienso que se arraigó en mí tal vez porque en mi vida, antes de preocuparme por el emprendimiento, la verdad no me interesaba mucho socializar con nadie (nuevamente los invito a leer mi presentación). Ahora veo la importancia de compartir con personas que comulguen con nuestros ideales y con quienes puedan enseñarnos cómo conseguirlo. Además entender a las personas con quienes tal vez no compaginemos también nos dará otros puntos de vista muy interesantes que nos expandirá la mente.

Al parecer todos estos aspectos que debo mejorar van unidos uno del otro. Tal vez porque obviamente hacen parte de mi personalidad. Como dice Florence Littauer, en su libro Enriquezca su personalidad, la clave está en conocernos a nosotros mismos para poder relacionarnos mejor con los demás. Pero también el conocerme a mí mismo y saber las cualidades de mi personalidad me hacen ser consciente de mis limitaciones sociales a la hora de comunicarme con otras personas. Entiendo que todo esto hace parte de mi mapa mental, pero aun así debo corregirlo y no será trabajo sencillo. De Hecho llevo trabajando en ello algunos años y aún sigo intentándolo.

Cómo ser una persona más sociable

En realidad mi debilidad en este tema de la socialización no es necesariamente la timidez. No soy para nada la persona más extrovertida del mundo, pero cuando debo o quiero expresar mis pensamientos o puntos de vista sobre algún tema puedo hacerlo con relativa facilidad. Creo más bien que la falta de confianza en mí mismo se expresa más que nada fisiológicamente. Tendré que valorarme a mí mismo físicamente así como lo hago también cognitivamente. Si a esto le añadimos el hecho de que en ocasiones me imagino que a las personas no les interesa conocer nada sobre mí, esto acentúa mi falta de interacción.

Comenzaré por convertirme en una persona con la que sea agradable compartir. Comprendo que los dos factores antes mencionados, es decir mi mala actitud y mi impaciencia, pueden poner una barrera entre mi interlocutor y yo. Me esforzaré por demostrar mayor vitalidad a la hora de comunicarme, pero esa vitalidad la deberé ver reflejada también en mi entorno social más cercano para que sea un hábito en mi vida. Y continuaré mejorando mi interés por los demás porque esto va directamente relacionado con mi propósito de vida ya conocido por quienes vienen siguiendo mi proceso.

AVANCEMOS EN NUESTRO PROCESO

Como ya hemos visto nuestro camino al éxito está interferido por nuestras propias limitaciones autoimpuestas. Para tener todas las cualidades que una persona éxitosa debe tener tendremos que superar estos obstáculos. Seguramente así como me pasa a mí, ustedes también  tendrán aspectos en los cuáles deben mejorar para lograr sus objetivos. Probablemente si se hacen un análisis  a profundidad encontrarán las razones por las cuales están estancados en una vida sin posibilidades de progresar. Mientras no hagan ese ejercicio no podrán seguir avanzando en su proceso.

La buena noticia es que así como tenemos algunas falencias, también tenemos muchas virtudes que nos ayudarán. Por eso mi consejo es que no esperen a que llegue el día en que sean un manojo de virtudes. ¡Comiencen ahora!, si es que todavía no lo han hecho, a perseguir sus sueños. Denle prioridad a aquellos aspectos en los que ya son fuertes y comiencen a compartir sus capacidades con el mundo mientras van corrigiendo aquellas falencias que detectaron en su propio análisis.

Siempre quedo a la expectativa de sus comentarios y con este artículo más aún, pues seguramente recibiré consejos muy valiosos para mejorar aquellas cualidades que ya saben que debo corregir y en las cuales reconozco que hay personas que son muy fuertes. Así mismo yo reconozco mis fortalezas y quiero compartirlas con ustedes. Hagamos de El Diario del Éxito una comunidad donde nos apoyemos mutuamente. Y desde ya auguro muchos éxitos a todos los que decidan comenzar su camino.

 

 

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA CONFIRMA TU SUSCRIPCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.