COMENZAR A CONSTRUIR RIQUEZA

 

La frase comenzar a construir riqueza conjuga dos verbos muy importantes en la acción enfocada para conseguir nuestra libertad financiera. Comenzar nos indica que debemos iniciar un camino hacia ese objetivo. No podemos pretender cambiar nuestra realidad financiera pensando y actuando exactamente igual como hasta hoy y esperar resultados diferentes. Y por construir me refiero a que la riqueza no llega por azar, debemos seguir un plan de acción como el arquitecto que construye sobre bases sólidas y sabe que respetando ciertas leyes y siguiendo un plano construirá lo que tiene en su mente. Así mismo nuestra riqueza se verá reflejada en nuestra manera de ser y de pensar antes de obtenerla físicamente siguiendo un plan de acción concreto y enfocado.

LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN

Aunque muchos dejen el tema de la educación en un segundo plano yo le doy la mayor relevancia. El primer paso que debemos dar en este camino de cambio es vaciar nuestra mente de viejas creencias y comenzar a llenarla con nuevos conocimientos. Hay personas que nos criticarán y nos dirán que nos estamos dejando lavar el cerebro, ¡pero claro! ¡Si es precisamente eso lo que necesitamos! Un cerebro con un formato nuevo. ¿O es que acaso con el cerebro que tenemos hemos conseguido lo que queremos?

Seguramente si usted está leyendo esto es porque le atrajo el título y quiere saber cómo hacerse rico o por lo menos mejorar su situación financiera y le aseguro que el principal problema radica en su manera de pensar. No me importa si es un operario que gana un salario mínimo o es un alto ejecutivo con un gran salario. Si no sabe cómo llegar al fin de mes, para mí ambos están en la misma situación y por lo tanto ambos necesitan un lavado de cerebro así el ejecutivo haya pasado no sé cuántos años en una universidad.

Adquiere nuevas creencias

En el momento de educarnos  financieramente deberemos dejar de lado todas las creencias que hemos adquirido sobre el dinero, la mayoría de ellas erróneas, y deberemos comenzar a escuchar y a leer a personas que ya tienen lo que nosotros soñamos. Solo así veremos introspectivamente en qué hemos fallado y sobretodo cuáles son las fortalezas que nos ayudarán en nuestro propósito. Fortalezas que muchos tendremos que escavar más a fondo para encontrarlas pero que ahí están esperando ser explotadas al máximo. Claramente ninguna de esta información la obtendremos con la educación tradicional y menos aún la conseguiremos viendo televisión… fábrica de zombis.

Ya ven que no será fácil. Este es tan solo el comienzo y ya algunos se rajarán. Pero las grandes cosas de la vida no están hechas para cobardes aunque sí están al alcance de todo aquel que desee luchar por ello. Si eres de los que están dispuestos a dar este primer paso te invito a que comiences a cambiar esos hábitos poco productivos y vayas abriendo espacio en tu vida para la educación. Hoy es muy fácil conseguirla. En libros, audios, artículos como este. Además seminarios, conferencias y entrenamiento personalizado. Todo esto te ayudará. Ah! Y por cierto no busques todo gratis. Nunca ahorres cuando se trata de educación.

 

ABRIENDO LOS OJOS

Siguiendo este camino apasionante de la libertad financiera será muy necesario abrir los ojos y sincerarnos con nosotros mismos para saber en qué situación nos encontramos. Puede parecer obvio, pero muchas personas que creen comprender su realidad financiera no se atreven sinceramente a hacer el ejercicio de analizar contablemente si están generando los ingresos necesarios para pagar su calidad de vida, y ni decir de pensar en ahorrar seriamente, porque temen encontrarse cara a cara con una bestia que no puedan controlar. Pero esa bestia hay que cogerla por los cuernos para poder domarla y la única manera es llevando nosotros mismos conscientemente el control de la situación.

El escritor Robert Kiyosaki nos ayuda en este análisis con el cuadrante del flujo de dinero que explica en varios de sus libros. Este cuadrante nos muestra las cuatro maneras que hay de generar ingresos. Como empleados, auto-empleados, dueños de negocio o inversionistas.

Los dos primeros ubicados en el lado izquierdo del cuadrante básicamente cambian tiempo por dinero. Si trabajan ganan dinero, pero no tienen libertad. Las dos segundas maneras, ubicadas en la parte derecha del cuadrante, generan ingresos pasivos que le proporcionan libertad de tiempo y de dinero. La mayoría de nosotros pertenecemos al lado izquierdo del cuadrante y solo el 5% de la población mundial (seguramente con el apalancamiento del internet esta cifra ha aumentado) son dueños de negocios o inversionistas. El podernos ubicar en una de estas categorías nos ayudará a planear mejor nuestra vida financiera.

Somos esclavos

Como la mayoría de nosotros somos esclavos de un empleo o de un pequeño negocio deberemos ocuparnos en buscar la manera de salir de ese ciclo para ir generando ingresos que nos permitan ubicar del otro lado del cuadrante. Seguramente estarás pensando que apenas y puedes pagar tus gastos mensuales como para pensar en invertir, pero es aquí donde el ahorro toma un papel protagónico. Y no hablo del ahorro que hacemos para poder gastarlo todo en fin de año, hablo de un ahorro programado a largo plazo que luego utilizaremos para invertir (únicamente para invertir, no para darnos gusto) y es la manera de pagarnos a nosotros mismos por el trabajo que hacemos.

Primero que nada nos pagamos a nosotros mismos y después pagamos todo lo demás y si tenemos muchos gastos innecesarios los vamos eliminando. Mucha gente prefiere darse lujos que todavía no puede pagarse antes que ahorrar, pero para mí el mayor lujo es vivir sin preocupaciones de deudas y con la tranquilidad que el dinero que estoy ganando me cubre perfectamente todos mis gastos.

Todo este tema del ahorro y los gastos daría para otro artículo completo, pero por ahora lo que necesitamos saber es que debemos ganar más de lo que gastamos y si consideras que todos tus gastos son necesarios y aún así no tienes cómo cubrirlos pues tendrás que buscar la manera de generar más ingresos a la par de tu empleo. Pero de una u otra manera siempre debes pagarte a ti primero.

 

PIENSA EN GRANDE

A medida que vamos avanzando nuestra mente se va expandiendo. ¿Te imaginas una vida sin deudas y con ingresos pasivos que se están generando aunque nosotros no trabajemos? Esta debe ser la meta. No digo no hacer nada para lograrlo, digo trabajar muy duramente hasta crear un sistema donde nuestro dinero sea el que trabaje por nosotros y así podernos dedicar a lo que realmente nos apasiona. ¿Pero qué es lo que te apasiona? Esta pregunta te la tendrás que responder cuando intentes buscar la manera de generar esos ingresos que te harán libre.

Puedes alcanzar cualquier cosa que te propongas en la vida si después de seguir los dos pasos anteriores encuentras la manera de invertir tu tiempo y tu dinero (el que ya has ahorrado) en hacer algo que te apasione y que sea la razón por la que viniste a este mundo. Todavía no estoy hablando del dinero en sí. El dinero será una herramienta, pues si fuera tan solo por el dinero toma tus ahorros y ahí lo tienes. Busca dentro de ti eso que te gustaría hacer aunque no te pagaran, en lo cual eres mejor que los demás y con lo cual puedes impactar a mucha gente.

Pensando en grande hallarás maneras de construir tu libertad ayudando a los demás, dejando huella de tantas maneras que antes ni te hubieras imaginado, porque mientras vives encerrado entre tu trabajo y tu casa rutinariamente no te queda espacio para pensar en nada más que en tus urgencias que te hacen olvidar de lo realmente importante, eso para lo que fuimos creados. Pero ahora estamos en posición de cumplir nuestros sueños ayudando a otros a cumplir los suyos. En este punto solo tú puedes encontrar tu para qué. Pero no te limites con tus creencias actuales. Haz el ejercicio de ir pensando en lo que puedes hacer en grande y a medida que vas viviendo el proceso el universo te irá abriendo las puertas hasta llegar a tu destino.

 

SE VALE SOÑAR

Ya has tomado el valor de iniciar tu camino, te has educado, has enfrentado la bestia de tu situación financiera y has logrado ser una persona exitosa impactando a personas de maneras que antes ni te hubieras imaginado. Ahora es el momento de soñar. De viajar conociendo el mundo, de darte los lujos que antes creías que nunca serían para ti. El carro de tus sueños, la casa de tus sueños. En mi caso un viaje al espacio exterior. Esta no será la meta. Estas serán las consecuencias de haber tomado la decisión de cambiar, de salir de nuestra zona de confort y confrontarnos a nuestros miedos. Ahora disfrutaremos de la vida que merecemos y que ahora sí tenemos como pagarla.

Esta es la esperanza a la que me he aferrado desde que inicié mi proceso de transformación financiera y es la esperanza que quiero transmitirte porque he visto que es posible y sobretodo porque he visto el cambio en mí. Cada paso que doy me hace una mejor persona y me acerca más a la construcción de riqueza.

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA REVISA TU CORREO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.