CÓMO SALIR DE LA ZONA DE CONFORT

El primer reto que nos encontramos cuando queremos cambiar nuestra vida es salir de nuestra zona de confort. Como ya sabemos, esa zona de comodidad está compuesta por todas las cosas que nos gustan y dónde no nos exigimos  grandes retos. La mayoría de las personas se encuentran en esta zona de comodidad por temor a lo que pueda pasar si deciden emprender algo nuevo o buscar resultados diferentes. Pero incluso luego de superar esa etapa, podemos todavía caer nuevamente en la comodidad de obtener un logro y creer que ese ha sido nuestro límite. Ese pensamiento conformista es otra señal de estar en una zona de comodidad.

Cuando caemos en ese conformismo nos detenemos en nuestro proceso. Como señala Juan Diego Gómez (escritor colombiano de varios libros bestseller sobre educación financiera), “La zona de confort es muy pequeña como para que una persona se pueda hacer grande en ella”. Entonces no importa si apenas has comenzado a preocuparte por realizar un cambio en tu vida, o si ya lo has iniciado pero piensas haber llegado al límite, no permitas que ese conformismo te detenga. Entiendo que te atrae la tranquilidad que se siente cuando nos adoptamos siempre a la comodidad de una vida sin grandes objetivos, pero esto no es lo esperado de una persona con grandes metas.

LA MEJOR MANERA PARA SALIR DE NUESTRA ZONA DE CONFORT

La principal razón del ser humano como especie es la autosuperación. Esto es lo que nos ha podido distinguir de entre las demás especies y por lo cual la civilización humana ha crecido tan rápidamente en los últimos diez mil años. Esa búsqueda constante de nuevas maneras de afrontar la vida es lo que nos ha llevado a que hoy seamos la especie dominante. Cada paso dado en esa búsqueda significó una expansión de la zona de confort que en ese momento nos quisiera detener. La manera como nuestros antepasados  avanzaron más rápidamente en la evolución fue planteándose nuevos retos que los fueran poniendo más arriba en la escala evolutiva. De no haber sido así no solo nuestra raza no existiría como la conocemos hoy, sino que no podríamos haber visto tantas hazañas creadas por la invención humana.

Esta es precisamente la mejor manera para salir de nuestra zona de confort. Plantearnos  una meta tras otra y a medida que vamos avanzando, vamos superando nuestra comodidad y ponemos la vara más alta para nuestra próxima meta. No podemos ser inferiores a lo que representa nuestra civilización. No estamos en este mundo solo para pasar por él sin dejar un legado. Sé que la mayoría de nosotros moriremos sin que nuestra existencia haya marcado un verdadero camino, pero por lo menos esa debe ser la fuerza, y así de grande, que nos mueva en un camino de superación personal. Pero cuando nos encontramos en la zona de confort no tenemos la capacidad de pensar de esta manera. Nuestra zona de comodidad nos detiene y nos muestra un futuro incierto cuando queramos por lo menos intentar movernos hacia lo desconocido donde están los logros que pueden superar nuestras expectativas.

DETECTA TU ZONA DE CONFORT

Siendo conscientes de lo que representa entrar en una zona de comodidad podemos detectar claramente si nos encontramos en ella o no. Si no tienes grandes metas en la vida, si crees que no puedes hacer nada para cambiar tu realidad, si buscas excusas cada que alguien te plantea que tu vida podría ser diferente o eres inconstante en tu proceso de emprendiemiento, entonces te encuentras o estás cayendo a una zona de confort. Pero detectar tu zona de confort te movilizará más rápido para salir de ella porque serás consciente de tu estancamiento. Si tus deseos de superación son verdaderos, entonces querrás sacar lo mejor de ti para avanzar con el fin de conseguir tus sueños.

Detectando cuál es tu zona de confort y eliminando las excusas (que el doctor Camilo Cruz llama «las vacas» en su libro “La Vaca”) que te detienen porque crees que no puedes obtener algo mejor , entonces podrás tomar el control de tu vida. Si no tomas el control de tu vida, otro lo tomará por ti. Esto es lo que le sucede a las personas que solo esperan que la vida pase, y actúan solo por instinto, como las especies que no pudieron evolucionar como lo hicimos nosotros, y no tienen la capacidad para dejar un legado. El consuelo para las demás especies es que ellas no tienen la capacidad, pero nosotros ¿qué disculpa tenemos? Las excusas son solo para los cobardes que no quieren aceptar sus fracasos y no tienen el coraje de hacer que sus vidas cambien, y prefieren echarle la culpa al destino, a otras personas o a Dios.

En la zona de confort no hay retos.

Cuando sientas que en tu vida no hay retos, piensa qué es lo que hace falta para que tu vida tenga un real significado más allá de la existencia misma. Vence el miedo que te amarra y comienza el viaje. Recuerda que todo viaje empieza con un primer paso, y la mejor manera de vencer el miedo que significa salir de tu zona de comodidad es dando un paso a la vez. Pero nuevamente, no olvides que en nuestra esencia está el hecho de vencer cada obstáculo a la vez de ir recorriendo nuestro camino, así como nuestros antepasados lo hicieron. Esto está relacionado con lo que opinaba en el artículo “El mejor de los mundos posibles”, donde decía que nuestro legado será dejar un mundo mejor que dónde nos tocó vivir. Y de verdad que en la búsqueda de ese ideal sí tendremos muchos retos que superar.

Para lograr esto debemos comprometernos totalmente, evitar las distracciones que nos pueden desenfocar de nuestro objetivo y soportar los traspiés que podamos tener. Cuando nos decidimos iniciar nuestro proceso en ocasiones quisiéramos volver a nuestra zona de confort, es normal, pero debes comenzar a vencer esa mentalidad de conformismo. Piensa cuantas grandes hazañas hubieran dejado de ser si las personas se dejaran vencer por el temor y la complacencia. Y sobre todo piensa que en el futuro nos plantearemos muchas veces “que habría sido si”, de aquello que en el presente no nos resolvemos definir “que será si”. Es mejor tomar la decisión ahora, porque, como dice mi maestro Oscar Feito, en el futuro nos arrepentiremos más por las cosas que no hicimos que por las que hicimos.

CÓMO LLEGAMOS A LA ZONA DE CONFORT

Muchas personas viven en una zona de confort constante. Básicamente desde que nacieron no se preocuparon por ser mejores cada día. Eso sí que es comodidad, pero eso también es estancamiento. Totalmente una vida sin sentido. De repente yo era una persona de esas y comprendo muy bien por qué muchos permanecen ahí. Tal vez por miedo, o quizá porque nunca tuvieron la posibilidad de ver cuánto sus vidas pudieran cambiar si decidían avanzar hacia un terreno desconocido pero donde podrían encontrar grandes recompensas. Incluso podrían llegar a una zona donde pasado el miedo, serían una persona totalmente diferente con un plan de vida claro donde desarrollarían al máximo su potencial.

Pero como dije  anteriormente, no solo estas personas se quedan atrapadas toda la vida en una zona de comodidad. También están quienes, incluso después de haber iniciado un camino de superación personal, llegan hasta un punto donde creen que ya no pueden dar más. No olviden que el éxito es un camino constante. Una zona de comodidad jamás podrá significar el éxito. Las personas exitosas se encuentran en una zona de constante expansión. Los miedos y las dudas en tu cabeza son señales de que estás tentado en ingresar nuevamente a esa zona donde ya no quieres interesarte por nada. La zona donde desarrollas tu potencial y la zona de genialidad, donde eres el mejor en lo que haces, son todo lo contrario de una zona de estancamiento. Los miedos y las dudas te alejan de estos caminos y por el contrario te invitan a rendirte y no avanzar más.

LAS SEÑALES QUE INDICAN QUE ESTÁS DEJANDO TU ZONA DE COMODIDAD

Como al ave que le quitan la rama donde estaba plácidamente apostada, y entonces obligatoriamente debe aprender a volar, nosotros al comenzar a desarrollar nuestro potencial veremos cómo nuestra vida puede ir en aumento, obteniendo logros superiores, incluso logros que nosotros no éramos conscientes que pudiéramos alcanzar. Mientras vamos avanzando en nuestro proceso iremos viendo señales que en realidad nos muestran que ya estamos saliendo de nuestra zona de comodidad. Realmente, es normal que lo primero que sintamos sea el miedo, pero a la vez el valor, para enfrentarnos a lo desconocido. Este es un primer paso obligatorio para poder descubrir un universo totalmente diferente.

Luego comenzaremos a sentir que nuestra vida realmente tiene un significado. Comenzaremos a entrar en una zona donde somos realmente competentes en lo que hacemos. En este punto verás que los placeres y las comodidades que te mantenían atado a tu antigua vida, ya no te importan tanto como antes. Te desenvuelves tan bien ahora que sientes que ingresas en una nueva zona de confort. La zona de confort es perjudicial tanto en los tiempos de crisis como en los tiempos de éxito temporal, porque la complacencia en unos logros pasajeros nos pueden hacer perder de vista un objetivo de vida realmente superior.

La principal razón para salir de nuestra zona de confort es luchar por la vida de nuestros sueños.

No permitas quedarte en la mitad del camino. Porque más allá de tu zona de competencia, está la zona de genialidad, donde realizamos las cosas con verdadera pasión. Este será tu paraíso acá en la tierra, porque para llegar allá habrás tenido que conectarte con la inteligencia infinita que te habrá mostrado tu verdadero valor. Este es el lugar donde todos deberíamos vivir, porque todos tendríamos un objetivo altruista donde nos ayudemos mutuamente para sacar la mejor versión de nosotros mismos, sin envidia por los triunfos de los demás y con la tranquilidad de que cada quien hace lo que Dios le había propuesto cuando le dio la existencia. Solo imagínense una vida donde todos fuéramos realmente plenos.

Este paraíso no existe porque no nos atrevemos a soñar. Pero buscar ese sueño en nosotros debe ser la principal motivación para salir de nuestra zona de confort comenzando a soñar desde ahora. No será como tomar unas vacaciones en la playa y luego tener que volver a la realidad de nuestra vida cotidiana. Será más bien como un sueño constante, viviendo la vida que siempre deseamos y además, con el poder de ayudar a las personas que quieran seguir nuestro camino. Esto es realmente abandonar por completo nuestra zona de comodidad. Dándole el real significado que tiene, entonces nos veremos más prontamente incitados a actuar para salir de ella.

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA CONFIRMA TU SUSCRIPCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.