EMPRENDER PARA AYUDAR A EMPRENDEDORES

Mi gran sueño ha sido emprender para ayudar a emprendedores. He podido ver que es un camino que se hace solitario a medida que se avanza. Incluso si pretendiéramos contar con el apoyo de nuestras familias, tal vez no sería fácil explicarles por qué ahora pensamos de manera diferente a las enseñanzas que ellos nos transmitieron, o no queremos seguir los caminos que ellos siguieron. Darles a entender a ellos (que generalmente tienen una visión proteccionista sobre construir negocios y progresar financieramente) que nosotros soñamos con una vida llena de éxitos, será un reto. Y ni pensar en pedirles que nos ayuden en este proceso, pues no tienen las herramientas para hacerlo.

Por eso en este camino de emprendimiento se debe conseguir asesorías que provengan de personas que quizá apenas conocemos, pero que ya tienen resultados positivos en lo que nosotros queramos emprender. Claramente una de las ventajas del emprendimiento digital es que constantemente encontramos personas dispuestas a ayudarnos en este camino. Así mismo, hay otros modelos de negocios que nos ofrecen la gran posibilidad de relacionarnos constantemente con personas exitosas. Y esto cuando uno apenas comienza se vuelve muy valioso.

 

TOMA LA INICIATIVA DE EMPRENDER

En ocasiones hablo con personas que tienen el gran sueño de ser emprendedores, sueñan con una vida mejor, pero no tienen las herramientas necesarias para hacerlo o no saben qué camino tomar. Si son el tipo de personas que tienen una iniciativa, la energía y el deseo real de hacerlo, y no es un mero sueño ilusorio, realmente dan ganas de ayudarles a desarrollar todo lo necesario para que tengan éxito en sus metas.

Tener esa iniciativa es buscar las maneras de hacer algo, aunque todavía no se tenga la idea de cómo lograrlo. Es avanzar intuitivamente en lo que el corazón nos dice que es nuestro destino, sin ponerle obstáculos o pretextos para no hacerlo. Tener iniciativa es lanzarnos al rio con la urgencia de pasar a la otra orilla, sin contar siquiera con un salvavidas, porque no nos queda de otra alternativa que nadar o morir.

 

Un motivo para vivir.

Este es mi motivo de vida. Cuando entendí que, si lograba ser una persona exitosa, no solo tendría las recompensas por serlo, sino que además podría ayudar a muchas más personas a construir su propio éxito, esto abrió frente a mí una ventana donde pude ver mi futuro. Ser emprendedor es un estilo de vida que nos marca el camino que debemos andar, si estamos dispuestos a cruzar los ríos que haya que cruzar.

Pero, antes de que el emprendimiento se convirtiera en mi estilo de vida, tuve que estar dispuesto a seguir por ese camino y tener iniciativa y fuerzas propias para continuar y buscar las maneras de hacerlo. No hubiese podido avanzar si no hubiera forzado las puertas que me llevaran a una realidad diferente. Precisamente el buscar mi propio éxito, vino como consecuencia de superarme cada día y buscar las maneras de progresar, con mi sueño bien establecido de ayudar a los demás.

 

¿CÓMO PODEMOS AYUDAR?

Son muchas las ocasiones en que deseamos ayudar a otras personas, pero realmente no tenemos los medios para hacerlo. Incluso quisiéramos poder darle a nuestra familia una mejor calidad de vida y esto nos lleva en ocasiones a querer forzar los resultados. Pero antes de poder ayudar a alguien debemos tener los medios, tanto físicos como mentales para hacerlo, y precisamente vivir todo este proceso personalmente nos dará los recursos económicos y el conocimiento necesario para ayudarles.

A veces se cae en el error de querer ayudar a otros cuando apenas y comenzamos a obtener resultados. Esto puede ser contraproducente porque ahora no tenemos los recursos para hacerlo y si nuestro proyecto no es sólido aún, podríamos verlo desmoronándose por no incluir en él a las personas adecuadas. Esto es igualmente cierto cuando queremos ayudar económicamente. Si nuestras finanzas no son lo suficientemente sanas, el querer ayudar más allá de nuestras capacidades, nos podría poner en apuros.

 

Antes de ayudar a otros ayúdate a ti mismo.

Tanto si quieres ayudar a tu familia, a tus amigos o a otros emprendedores, no puedes dar más de los que ya posees. No puedes compartir conocimientos que no poseas, ni experiencias que no hayas vivido, ni compartir el dinero que aún no has conseguido. Debes poseer en abundancia cualquier cosa que sea que quieras compartir.

Por eso piensa en adquirir todos estos recursos para ti mismo antes de siquiera pensar en compartirlos. Estudia para que obtengas los conocimientos, emprende para que tengas la experiencia y recoge los frutos abundantes de tu gran trabajo para que puedas compartir con alegría esos frutos de tu esfuerzo. Preocúpate por tu desarrollo personal y crecimiento financiero antes de querer cambiar el mundo.

 

ES EL MEJOR MOMENTO PARA EMPRENDER

Ya sabemos que en esta era de la información somos afortunados de tener todo al alcance de nuestras manos. Es mucho, pero mucho más fácil emprender en esta era de lo que fue en toda la historia (mira el artículo El mejor de los mundos posibles). Y no solo por el hecho de que las tecnologías actuales nos permitan llegar a más personas para ofrecer nuestros productos o servicios sino porque tenemos toda la educación necesaria para nuestro desarrollo también a nuestro alcance.

Es precisamente este poder compartir información lo que me entusiasma para emprender y así ayudar a otros a que inicien su desarrollo personal. Es fantástico que no solo esta era me permita crear una empresa mucho más fácil, como lo indican los expertos en negocios digitales, sino que además, los negocios de mayor crecimiento son los que comparten educación con base a experiencias propias.

 

Emprender para enseñar es la regla de la nueva era.

Estos modelos de negocios, que se preocupan por enseñar a los demás su oficio, o sirven para educar a otros en determinados temas, son los que están creando nuevos millonarios. Esto literalmente es ganar o ganar. Comenzar por preocuparte por tu desarrollo personal, convertirte en la mejor versión de ti mismo y además, ayudar a otros a encontrar su motivo de vida. No hubiera podido encontrarle un mejor sentido o motivación a querer emprender.

Y no necesariamente se puede ayudar a personas que quieran realizar tu mismo oficio. Tal vez el negocio que tu crees le sirva como una herramienta a tus clientes para realizar una mejor labor. El núcleo del asunto es compartir información útil. Ya no es necesario pasarse años asistiendo a una institución académica, que tampoco te garantizaba que realmente fueras a ser exitoso. Pues el éxito depende más de tu actitud mental, y en esas instituciones no se preocupan mucho por el tema de la inteligencia emocional.

 

¿POR QUÉ ES NECESARIO AYUDAR A EMPRENDER?

Se necesitan emprendedores para cambiar nuestra sociedad. El solo hecho de emprender ayuda potencialmente a muchas personas. Cómo lo dije en el artículo Renuncia a tu empleo y construye país, el solo hecho de renunciar a tu empleo para emprender tu propio negocio, ya está ayudando en gran medida a la economía de tu país. Este es el primer paso o el primer grano de arena en este proceso de transformación social, además del personal. A la par de aportar un gran valor a la sociedad con tu ejemplo.

Llegó la hora de que la sociedad se preocupe por reconocer los que se esfuerzan por construir un mejor lugar para todos. Reconocer que el emprendimiento es una buena manera de ayudar, cambiará la mentalidad de una sociedad que mira el progreso y la riqueza misma como algo malo y que ocasiona problemas. El primer cambio que debemos dar en este sentido es admirar a las personas prósperas que procuran a su vez más prosperidad para sus semejantes.

 

Cambiemos nuestra mentalidad para cambiar a la sociedad.

Si yo realmente no admirara a las personas ricas y prósperas no estaría intentando convertirme en una de ellas. Cómo negar que la riqueza puede ofrecer mejor calidad de vida y mayores oportunidades para todos los habitantes de un país. Emprender significa precisamente luchar por un mundo mejor ayudando a ser mejor la vida cotidiana de cada persona. Si realmente cambiáramos esa mentalidad egoísta de que tener riqueza es algo malo, podríamos generar en nuestra mente un sincero deseo por obtenerla.

Por esto es tan necesaria la educación financiera y de desarrollo personal en la sociedad actual. Porque antes de poder ayudar a los demás, tendremos que cambiar en nuestro interior. Necesitamos más emprendedores porque no es posible creer que podemos ayudar a mucha gente con los pensamientos egoístas y de escasez que hoy tenemos. En verdad se necesita gente rica y próspera para ayudar a realizar un gran cambio. Y no debe ser una sola persona que tome la bandera. De hecho, ahora hay muchas personas transmitiendo el mismo mensaje y formando más líderes para que se atrevan a emprender para ayudar. Cuando seamos mil líderes apoderados queriendo cambiar, lo lograremos.

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA CONFIRMA TU SUSCRIPCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.