ENFOCA TUS PENSAMIENTOS

Los pensamientos llevan a las emociones, las emociones a los actos y los actos nos darán resultados. Esta es la cadena que nos llevará a los resultados deseados. Por eso  es importante empezar esta secuencia con un adecuado enfoque de nuestros pensamientos. Muchas personas creen que no pueden conseguir lo que sueñan, con la excusa de que prefieren ser realistas, pero lo que no tienen en cuenta es que todos podemos crear la realidad que deseemos si logramos enfocarnos en la meta que nos propongamos. Alguien dijo alguna vez que no obtenemos lo que queremos sino en lo que nos enfocamos.

Muchas veces en mi vida he visto el poder de mis pensamientos tanto para bien como para mal, por eso decidí darle un sentido a mi vida que realmente me hiciera enfocarme en mis pensamientos más positivos y emprendedores, viendo prioritariamente en mí las cualidades y virtudes que poseía, y apalancándome en mis capacidades para cambiar mi vida realmente. Esta decisión la reforcé luego que un mentor me dijera que era tiempo de ponerme una meta e ir a muerte por ella, lo que requirió un enfoque total en mis deseos de llevar a cabo mis sueños y un plan para lograrlos.

ELIMINA LOS PENSAMIENTOS QUE TE DETIENEN

Lo primero que tuve que hacer en este proceso fue eliminar los pensamientos que me detenían y no me permitían conseguir lo que quería. Mis pensamientos pesimistas y de poca autoestima me habían encaminado por un mundo donde el conformismo era la mejor opción. Llegué incluso a pensar que jamás podría cambiar mi vida, pues sentía que había perdido toda mi juventud (el tesoro valioso de la juventud). Y además comprendí que no puedo ser exitoso mientras me irritara con facilidad y perdiera los ánimos para continuar ante cualquier dificultad o traspiés.

Algunos de estos aspectos de mi personalidad los profundizo en el artículo “aprendamos juntos a cambiar nuestra realidad financiera”, y confesaba allí también que eran aspectos que debía cambiar de mi personalidad porque no conozco ninguna persona exitosa con problemas emocionales como los míos. No digo que nunca tuvieran que enfrentarse a este tipo de problemas, pero para llegar a la cima tuvieron que haber avanzado en su camino de autoconocimiento y desarrollo personal para poder así alcanzar las grandes metas que se habían planteado

Seguir el consejo de ponerme una meta e ir a muerte por ella me dio un motivo de vida. Tener un motivo de vida nos ayuda a sacar esos pensamientos represores  y nos invita a buscar más dentro nuestro el tipo de pensamientos que nos alentarán cada día a seguir adelante. Es increíble cómo solo un cambio en nuestra mentalidad puede lograr por sí solo un gran avance. Por lo menos, esos pensamientos positivos que vienen a nosotros gracias a un propósito de vida bien definido, nos llevan a pararnos del sillón y movernos hacia una realidad donde cualquier cosa es posible. Y este, por sí, es un paso que la mayoría de las personas no dan.

ENTRENA TU MENTE

Una vida plena y con significado requiere también un entrenamiento de nuestra mente para dar ese paso de la mentalidad limitante a una mentalidad donde construimos la realidad que soñamos. Debemos comprender que nuestra mente tiene el potencial de alcanzarnos todo lo que deseemos, pero más allá de la teoría de la ley de atracción, lo que el enfoque en nuestros pensamientos nos brinda es la posibilidad de desarrollar capacidades que nos permitirán avanzar en nuestro camino. Si dispersas tu mente en cosas que no aportan nada en tu propósito de vida, no tendrás la capacidad de convertirte en un experto en aquello que deseas, porque simplemente irás por la vida divagando en tantas cosas que llegan a tu cabeza.

Claro está que en la vida debemos sacar tiempo para todo, pero tus prioridades deben estar bien definidas. Entonces, cuando sea hora de concentrarte en tu meta, no permitas distraerte con cosas que te alejan de tus sueños, pues todo lo que no te acerca a tus sueños te aleja de ellos. Ya habrá tiempo para los momentos de ocio, pero entrena a  tu mente a concentrarte en el aquí y el ahora. No permitas que tus pensamientos te lleven por los caminos de tu pasado ni de tu incierto futuro cuando en tu presente estás construyendo tu sueño, pues también habrá tiempo para ayudarte a sacarle un mejor provecho a tus introspecciones sobre los aprendizajes del pasado y los anhelos de tu futuro.

La meditación ayuda a entrenar tu mente.

Además de concentrar tu mente en tus actos del presente otra forma de entrenar nuestra mente es por medio de la meditación. En realidad la meditación es una manera de enfocar nuestra mente conscientemente. Entonces cuando decidimos que es el momento de aprender de nuestro pasado, por medio de la meditación podemos ir a él y traer así a nuestro presente las cosas buenas que nos quedaron y las enseñanzas que nos servirán para comprender nuestro presente. Esto nos ayudará a escavar más profundamente en las creencias que tenemos como resultado de nuestro pasado y comprender más a profundidad nuestras verdaderas motivaciones.

Lo mismo podemos hacer a la hora de ver hacia nuestro futuro. Centrarnos en todas las posibilidades que tenemos para alcanzar nuestros objetivos y en todas las cosas que podemos lograr, nos dará mayor vitalidad que si solo nos enfocáramos en un futuro incierto, que de hecho, quienes suelen ver un futuro incierto son quienes aún no se han planteado un proyecto de vida. Generalmente quienes se han enfocado en trabajar eficientemente en su presente por construir un mejor futuro, la esperanza de que lo encontrarán les da una mayor fe.

ORIENTA TU ATENCIÓN HACIA EL PRESENTE

Ya sea que estés trabajando por tus sueños, estés aprendiendo de tu pasado o estés planeando tu futuro, la mejor manera de encontrar la felicidad o la paz interior es orientando tu atención hacia lo que estés realizando en tu presente. Todo lo que hagas ahora debe estar enfocado en tu propósito, pero justo en este momento tu máxima atención debe ser tu presente. Esto evitará que tu mente se disperse, pensando en cosas que te distraerán, o incluso preocupándote innecesariamente por cosas por las cuales ya llegará el momento adecuado para ocuparse.

Donde va nuestra atención va nuestra energía. Entonces determina muy bien qué es aquello a lo cual merece que le dediques todas tus energías. El mayor motivo del retraso en tus proyectos es el desenfoque y esto se presenta cuando estamos haciendo una cosa y pensando en otra. Totalmente tus cinco sentidos deben estar dispuestos a hacer las tareas que estás realizando en este momento, y esto incluye también tus momentos de ocio y de descanso. La falta de este enfoque en el ahora puede causar mayor estrés y verás cómo tus resultados no son los deseados por mucho que trabajes.

TU ENFOQUE DETERMINA TUS PENSAMIENTOS

La mejor manera de saber qué tipo de pensamientos estamos teniendo es determinar nuestros sentimientos. Es difícil tener sentimientos positivos mientras pensamos en cosas negativas, y a la vez es imposible albergar dos pensamientos al mismo tiempo. Así que la mejor manera de cambiar tu estado de ánimo, que posteriormente se verá reflejado en una mejor productividad, es enfocando tu mente en cosas que te traigan los pensamientos que deseas. Tanto como para obtener mayor energía y vitalidad como para entrar en lo que se conoce como nuestra zona de genialidad, necesitamos atraer el tipo de pensamientos que nos mantendrán con nuestra esperanza y positivismo al máximo.

Si tal vez ahora quieres leer este artículo y no consigues concentrarte es porque estás pensando en miles de cosas. Y por otra parte si no te sientes bien es porque eso en lo que estás pensando no es grato. Entonces no solo no podrás absorber la información que estás recibiendo, lo que en cualquier área significa improductividad porque estás malgastando un valioso tiempo, sino que te estás atormentando con pensamientos que tal vez no sean el momento de alojar ahora. En este ejemplo lo que debes hacer es, o concentrarte 100% en lo que estás leyendo, o prestar atención a tus pensamientos y analizar por qué te causan ese malestar. Pero mientras no enfoques tu mente en algo concreto no podrás avanzar en ninguno de los dos aspectos.

Si enfocas tus pensamientos eficientemente lograrás el éxito.

Lo bueno es que cada uno de nosotros tenemos el control sobre nuestros pensamientos y podemos enfocarnos en donde queramos. Solo decide qué es lo que quieres. Y no solo en lo que quieras hacer o dejar de hacer, sino en lo que quieras sentir, porque si te atormenta pensar en tu trabajo porque te hace sentir inútil, entonces cambia ese pensamiento por la esperanza de que si sigues trabajando como lo estás haciendo hasta ahora, algún día podrás dedicarte a lo que realmente  te apasiona. Ese simple cambio de pensamientos cambia por completo tus sentimientos y tus emociones.

Recuerda que enfocar tu mente en el estilo de vida que deseas puede ser tu realidad si la mantienes viva en tus pensamientos. El éxito no es suerte, es enfoque. Tú sabes lo que debes hacer para lograr tu éxito, entonces no dejes pasar un solo día sin hacer lo que debes hacer para lograrlo. Ese es el enfoque que necesitas para ser exitoso. Enfocarte en tus actos para lograr tu éxito y en los pensamientos tanto presentes como los que traes de tu pasado o tu futuro, son lo que te darán la energía que necesitas para triunfar. Así que decide dónde quieres enfocar tus pensamientos y esto determinará la realidad en la que quieres vivir.

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA CONFIRMA TU SUSCRIPCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.