FINANZAS EN PAREJA

Ya en un artículo anterior había hecho mención a la importancia que ha tenido mi esposa en mi proceso de desarrollo financiero y personal, aunque debiera decir nuestro desarrollo financiero y personal, porque en algo en que Dios nos ha bendecido es en la oportunidad de compartir los mismos sueños y luchar por las mismas metas. Y en este sentido ambos somos conscientes de la importancia del manejo de las finanzas en pareja. Algo que para muchas otras parejas puede resultar un tanto complicado, y algunos hasta pueden no estar de acuerdo con algunas de las dinámicas que nosotros manejamos en este aspecto, pero que en verdad pueden hacer las cosas mucho más simples.

Algunos de los conceptos básicos del manejo de las finanzas en pareja, son los mismos que se trataron en “el control de nuestras finanzas personales” (otro de nuestros artículos anteriores). Temas como el manejo contable de nuestras finanzas, determinar cuánto dinero ganamos, identificar y controlar nuestros gastos, el ahorro, el control de nuestras deudas, entre otros; son temas que igualmente debemos analizar junto a nuestra pareja para mantener una relación saludable con la economía de nuestro hogar. Claramente el reto acá será unir los conceptos y puntos de vista de ambos en una misma dirección, hasta llegar al punto que ninguno de los dos se sienta ahogado en una relación que no le permite desarrollarse libremente.

LOS INGRESOS PERTENECEN A AMBOS

Lo primero que las parejas deben establecer es que el ingreso que reciben es de los dos. Esto es algo que increíblemente para muchos se hace difícil. Es un pensamiento un poco inmaduro creer, que ahora que decidiste unir tu vida con tu pareja, entonces puedas seguir actuando financieramente como cuando vivías con tus padres. Y no solo financieramente, sino que pretenden seguir llevando una vida “libre”, la misma que disfrutaban en su soltería (en realidad no entiendo este tipo de personas para qué se casan), olvidando  que desde que decidieron unirse en matrimonio, o convivir con esa otra persona, añadieron a su vida nuevas responsabilidades.

Una de esas responsabilidades es saber que ese dinero que ganas, así como todo lo que obtienes dentro del matrimonio, es de ambos. Así pues, no tienes derecho a tomar decisiones sobre el dinero que ganes sin tener en cuenta la opinión de tu pareja. Sí, ya sé que tú lo ganaste, pero la mitad de ese dinero pertenece a esa otra persona. Más adelante miraremos cómo poder hacer que esta regla no se convierta en un punto de disputa, pero es de vital importancia tener este concepto presente, porque de acá parten todos los demás fundamentos del manejo financiero en una pareja.

No tengan secretos financieros.

Ahondando un poco en el tema de las relaciones de pareja, y tal vez metiéndome en un tema subyacente, me parece muy importante que en las parejas no haya secretos. Entiendo claramente que no todo en determinado momento es necesario saberlo, pero cuando  tener secretos con tu pareja se ha convertido en un hábito, es porque realmente algo no anda bien, y tal vez ambos deberían pensar si en realidad les conviene seguir adelante con esa relación falta de confianza mutua. Este es un concepto muy personal, pero volviendo al tema central de nuestro artículo, en el tema de las finanzas en pareja es igualmente importante que no haya secretos. Cada paso que da uno debe contar con el consentimiento o la aprobación del otro. Y esto no debe considerarse como sumisión, porque debe ser bidireccional.

Esto puede compararse a cuando una persona quiere evadir dentro de sus finanzas personales los gastos de un hábito recurrente, creyendo que porque es de poca valía, entonces no será importante en su estado de resultados personal. Absolutamente todo debe tenerse en cuenta dentro de nuestro análisis financiero, y para lograr esto en una pareja, ambos deben ser conscientes de los gastos en los que se está incurriendo.  Frecuentemente los secretos se presentan por cosas que en verdad no nos enorgullecen, pero este tipo de cosas en verdad nos detienen en nuestro crecimiento financiero. Pero, si el motivo de los secretos es la falta de confianza, deberán tener en cuenta algunas pautas que daré más adelante para saber cómo hablar acerca del dinero con tu pareja.

CÓMO REALIZAR UN PRESUPUESTO FAMILIAR

A la hora de realizar un presupuesto familiar debe tenerse en cuenta que  primero se deben satisfacer las necesidades de la casa. Como en cualquier grupo con un objetivo común, los beneficios comunes deben estar por encima de los individuales. Estos beneficios comunes claramente son la alimentación, pagos de vivienda, ropa, y si tienen hijos, todo lo relacionado con la crianza de ellos.  Igual que en cualquier presupuesto financiero, luego de tener cubiertas las necesidades básicas y anteponiendo el ahorro, se puede analizar qué metas económicas se pueden alcanzar conjuntamente y crear un plan para lograrlo. Todo el esfuerzo, el tiempo y el dinero que ambos aporten deben estar enfocados en ese objetivo.

Yo comprendo la necesidad de tener gastos individuales. Así que dependiendo de si ambos aportan económicamente, o solo uno de los dos genera ingresos, se puede ejecutar un plan donde se establezca una cuota  que ambos aportarán para los gastos y planes colectivos, dejando así un margen para los gastos individuales. O si solo uno de los dos genera ingresos, es recomendable hacerle sentir a su pareja que ese dinero también es de él o ella, y puede suministrarle un tipo de compensación económica por la labor que realiza que no está siendo dignamente remunerada. No antes, sin hacerle entender que con su trabajo también está aportando a las metas conjuntas.

Entender el punto de vista de ambos ayudará a llegar a un acuerdo.

Como ya mencioné, este sistema para administrar las finanzas en pareja puede contar con muchos opositores al ver que pierden un poco de su libertad a la hora de manejar su dinero, y hasta pueden sentir que no les agrade tener que pedir la opinión del otro para tomar una decisión. Por eso es importante entender el punto de vista del otro para llegar a un acuerdo donde ambos queden conformes con las reglas que se han pautado. Es muy importante para esto que las dos personas tengan objetivos similares, o que se concuerde trabajar por el progreso empresarial o profesional de ambos, si es que cuentan con oficios diferentes.

El núcleo de este acuerdo debe ser buscar cuando menos la tranquilidad financiera. Precisamente, llegar a un acuerdo financiero permitirá que ambos avancen más rápidamente  hacia la estabilidad que les permitirá enfocarse en un estado de libertad. Se puede ver como otra forma de apalancamiento. Por el contrario, si en la pareja hay fricciones con respecto al tema financiero, o cada quien desea ir por su lado, pues será una barrera más para cada uno. Como se mencionó en el artículo “la familia y los negocios”, existen personas que cuando tuvieron que decidir entre su pareja o  seguir luchando por sus sueños, optaron por seguir su camino solos, pues dieron mayor importancia a sus sueños y metas. Si no es posible llegar a un buen acuerdo, tal vez lo mejor sea ir cada uno por su lado, por el bien de los dos

CÓMO HABLAR DE DINERO CON TU PAREJA

Aunque siempre dentro de una pareja hay a quien se le dé más fácil llevar las cuentas, y este debe ser quien lleve el control financiero de todos estos asuntos, hacer un presupuesto juntos es una buena excusa para hablar sobre el dinero con tu pareja. Si realmente ambos están comprometidos por sacar adelante la lucha común, que en este caso es una vida económicamente saludable, será necesario hablar de dinero. Ese tema que a tantas parejas separa, para otras, con unos objetivos claros, puede ser un gran momento para fortalecer la relación. Saber que no estás solo en tus metas y enfrentar los obstáculos que se vengan en compañía, realmente será una viga más que unirá esta relación. Y la confianza es un aspecto fundamental para desarrollar ese plan juntos.

Aun así, es importante saber cómo afrontar el tema del dinero con tu pareja. En el mundo financiero se dice que cada quien tiene su perfil como inversionista, así que tu pareja debe tener un perfil, que no necesariamente sea igual al tuyo, y debes descubrir cuál es. Puede ser que le gusten los riesgos o posea un perfil conservador. Tal vez prefiera los planes a largo plazo que a corto, o viceversa. Puede ser que sueñe con libertad financiera, o tal vez solo se conforme con una vida económicamente tranquila. Conocer la manera de pensar de tu pareja en cuanto estos aspectos puede servir como un acercamiento inicial para abordar el tema.

Pero conocer el perfil financiero de tu pareja no va a impedir que haya momentos de crisis. Por eso también se recomienda no hablar sobre finanzas cuando hay tensión en la pareja, interesarse realmente por el punto de vista de la otra persona, entender sus necesidades o preocupaciones, y preferiblemente llegar a un acuerdo que mantenga en el horizonte los anhelos de los dos, aunque esto en ocasiones signifique algún sacrificio para alguna de las partes. Así, en los momentos de crisis  podrán tener una visión más amplia del paso a seguir y surgirán nuevas ideas para posibles soluciones que si se pretendieran solucionar los problemas cada uno por su lado.

LA IMPORTANCIA DE LA PAREJA EN TU DESARROLLO FINANCIERO

Así como una mala relación puede ser un obstáculo en nuestro desarrollo financiero, el poder contar con una pareja que comparta nuestros ideales puede ser de gran importancia. Algunos, al ver que no cuentan con el apoyo de su pareja, cederán en sus compromisos, pues realmente se sentirán solos en su lucha. Así de grande puede ser la influencia de la pareja en nuestras vidas. Los casos en que son más grandes los sueños que la relación en pareja, son realmente pocos, aunque existen. Pero como he dicho, yo me siento afortunado de contar con una mujer que ha decido apoyarme en todo mi proceso, y se adapta a los conceptos financieros que yo promuevo, pues al fin, ella ha podido ser consciente de que estos valores son lo mejor para los dos.

No soy el único que puedo decir esto. En muchas historias de personas exitosas se cuentan las bendiciones que han recibido al tener una pareja comprometida que les sirva de apoyo. Contar con ese apoyo incondicional, saber que alguien te comprende y que está dispuesto a ayudarte en lo que necesites para hacer tus sueños realidad, te dará nuevas energías y mayor responsabilidad para levantarte cada mañana. El buen manejo de las finanzas es una piedra angular en la consecución de muchas otras metas. Por eso, contar con el consentimiento de los dos para administrar adecuadamente el dinero, nos pondrá en una mejor posición de avanzar en nuestro camino.

Solo una pareja que comprenda la razón por la que estás luchando, y comprenda tus sacrificios, y hasta esté dispuesta a hacer sus propios sacrificios por la causa; puede soportar con paciencia los momentos difíciles que de seguro aparecerán. Es como estar unido por una única manera de pensar (Napoleón Hill  llama a esto el principio de la mente maestra). Casi se puede decir que de antemano sabremos lo que quiere la otra persona, y hasta nos servirá como consciencia para saber cuándo estamos actuando bien y cuando no. Toda esta unión es tan importante en el desarrollo de nuestras capacidades que nos llevarán al éxito, como en la buena administración del dinero que nos allanarán el camino.

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA CONFIRMA TU SUSCRIPCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.