LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LOS NEGOCIOS

Como les confesé en el artículo “aprendamos juntos a cambiar nuestra realidad financiera”, uno de los factores con los que siempre he tenido dificultades es con mi actitud mental. Por eso he tenido que aprender mucho sobre inteligencia emocional y cómo esto realmente afecta los resultados en nuestros negocios y en la vida misma. Sigo trabajando para ver los resultados deseados en mí, y he ampliado la concepción de lo que se puede lograr alcanzando un mejor control de nuestras emociones.

Daniel Goleman define este concepto como “la inteligencia para reconocer sentimientos en sí mismo y en otros,  siendo hábiles para manejarlos cuando nos relacionamos con los demás”. Además, Goleman considera que la inteligencia emocional representa el 80% de los factores determinantes para lograr el éxito y demuestra cómo estamos siendo influenciados constantemente por la buena o mala administración que le demos. En este artículo deseo ampliar un poco este concepto práctico de la inteligencia emocional y cómo nos puede afectar en nuestro proceso de emprendimiento y desarrollo personal.

INTELIGENCIA EMOCIONAL VS INTELIGENCIA ACADÉMICA

Siempre se ha podido reconocer a las personas inteligentes por los resultados académicos que hayan obtenido, y por el desarrollo del hemisferio izquierdo de su cerebro que se refleja en sus capacidades en áreas como la escritura, la  lectura y las matemáticas. Generalmente esa es la parte del cerebro que se fortalece con la educación tradicional, y por eso, nuestra inteligencia académica es la que por lo general nos da un estatus social sobre las capacidades que poseemos, y de hecho, con esas expectativas salimos de la escuela o de la universidad. Creemos que la inteligencia que desarrollamos académicamente nos bastará para ser triunfadores en la vida real.

Lamentablemente, en la cotidianidad, la inteligencia académica no suele ser suficiente para tener una vida destacada o exitosa. Nos encontramos con una serie de eventos que no encajan con nuestra manera de ser o de pensar, y no nos tomamos el trabajo de ponernos en la mente de los demás para tratar de comprender por qué actúan de la manera que lo hacen. Este trabajo de reconocer nuestras propias emociones y la de las personas que nos rodean forman parte del hemisferio derecho del cerebro, que por lo general lo tienen mayormente desarrollado los artistas, músicos y demás profesionales que requieran creatividad en sus labores.

La inteligencia académica no es suficiente.

Ahora entonces podemos comprender por qué la falta de inteligencia emocional nos puede detener en nuestro camino al éxito. Si fuera solo por inteligencia académica, muchas personas podrían aprender lo necesario para ser exitosos. De hecho, la parte técnica del emprendimiento es casi igual en cualquier proyecto que se desee emprender en cuanto al proceso en sí. Habilidades técnicas como el flujo de efectivo, el manejo contable, buena comunicación, desarrollar un sistema y atender los asuntos legales de nuestro negocio, son fácilmente aprendibles y eso se lo podemos confiar a nuestro hemisferio izquierdo.

Pero a todo esto es necesario mezclarle las emociones, y es ahí donde la mayoría de personas fallamos. Es comprensible, por lo menos para mí, que una persona que apenas está ingresando en el mundo de los negocios y las inversiones, se sienta abrumado por las nuevas emociones y sentimientos que va a empezar a experimentar. Incluso, los grandes empresarios confiesan tener que estar luchando con esto para no descuidar su proceso, ahora ni hablar de quienes nos encontramos con esos sentimientos de superación y deseos de resultados inmediatos, donde creemos que nunca nos podemos equivocar. Esos sentimientos fueron desarrollados en nuestra infancia por un sistema educativo que como ya se dijo se preocupa más por desarrollar las habilidades del hemisferio izquierdo de nuestro cerebro.

HABILIDADES DE  UNA PERSONA  EMOCIONALMENTE INTELIGENTE

En nuestro proceso, aparte de desarrollar los aspectos técnicos, debemos también aprender las habilidades emocionales que una persona de éxito debe tener. En el libro cómo ganar amigos e influir sobre las personas, Dale Carnegie nos enseña a no criticar ni querer corregir, a mostrar un verdadero interés y aprecio por los demás, y a ver desde el punto de vista de ellos. Estos y muchos otros aspectos hacen parte de una persona que sabe enfocar sus emociones hacia el interés de quienes lo rodean y hacer así un gran equipo de trabajo.

Además, una persona emocionalmente inteligente, es capaz de analizar sus emociones y gestionarlas para su beneficio mientras no sobrepase la regla de oro de no hacer a los demás lo que no quieres que te hagan a ti. Pero dentro de su desarrollo empresarial puede soportar con paciencia los momentos de dificultades sin querer culpar a los demás de sus propias equivocaciones. Enfoca su trabajo principalmente para el servicio de los demás. Sabe que los buenos resultados solo dependen de su actitud hacia las derrotas temporales, y no permite que sus fracasos se interpongan entre su negocio y las buenas relaciones familiares que siempre deben existir.

Estas son algunas de las cosas que debo cambiar para que la abundancia y el éxito lleguen a mí. Reconozco que no será posible tener resultados diferentes con mi vieja manera de reaccionar ante las dificultades y hacia las personas. He aprendido a tomarme muy en serio las emociones que estoy sintiendo para no permitir que se conviertan en sentimientos permanentes, pues la diferencia entre una emoción y un sentimiento, es que las emociones son instantáneas, y tal vez no podamos hacer nada en ese momento para modificarlas, pero los sentimientos son emociones que han permanecido por un largo tiempo en nosotros y eso es lo que podemos y debemos cambiar.

LAS EMOCIONES SON UNA FUENTE DE INFORMACIÓN

Las emociones son una fuente de información. Ignorarlas sería ignorar nuestra realidad y las posibilidades que pudiéramos obtener de un buen control de ellas.  De seguro, los sentimientos que estés viviendo están íntimamente ligados por tus percepciones sobre el pasado o las expectativas que tengas por tu futuro.Las emociones que admito constantemente son las que me están definiendo como persona y empresario. Y puede que parezca difícil estar consciente constantemente de nuestras emociones, pero hasta que no comprendas por qué esas emociones acuden a ti, ni cómo corregirlas, tendrás que vigilarlas constantemente para que no se conviertan en sentimientos de negativismo y autorreproches.

Esto puede suceder más a menudo cuando miramos al pasado pensando que pudiéramos haber hecho algo más por tener una vida mejor. Pero debemos concentrarnos más en pensar que nuestro presente también será parte de nuestro pasado. Y si ahora has decidido iniciar una vida diferente, y sabes que tienes las capacidades para cambiar tu futuro, entonces olvida los fracasos de tu pasado y concéntrate en aprender a enfocar tus emociones y sentimientos hacia la consecución de aquello que sueñas. Recuerda que tú dominas tu mente y puedes mostrarle todo lo que deseas  y ella te ayudará a conseguir que tus sueños se hagan realidad. Tener el control de tus emociones es la mejor muestra de la inteligencia emocional de una persona.

No permitas que tus emociones te dominen.

Por el contrario, las personas que no saben controlar sus emociones, hacen que las personas que las rodean sean las que injustamente más sufren de sus  abusos emocionales. Al no querer aceptar nuestras culpas y con la sensación que perdemos el control de nuestros sueños, encontramos personas que nos sirven como polo a tierra, y a veces sin la menor intención de lastimar a alguien, lo hacemos. Terrible consecuencia para una persona que pretenda liderar un grupo. Primero debemos controlar nuestros sentimientos para poder ser un líder que ejerza una influencia positiva. Si logramos dominar nuestras emociones todos salimos ganando, porque además, no tendremos  actos que reprocharnos más tarde y tendremos nuestra conciencia tranquila.

Con grandes retos he tenido que enfrentarme por la falta de una vida emocionalmente saludable. Pero gracias al apoyo de las personas que siempre han estado para ayudarme y me han comprendido, pude reconocer las consecuencias de no afrontar mis emociones, consciente de que pueden afectarme tanto para bien como para mal. Igualmente he comprendido las ventajas de saber entender los sentimientos de los demás. Esto no solo me ha servido en mi vida personal sino que en los negocios he podido comprender por qué solo las personas que controlan sus emociones están mucho más cerca de ser exitosas en lo que se propongan.

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL ES NECESARIA PARA LOGRAR EL ÉXITO

Tanto la inteligencia académica como la emocional son necesarias para lograr el éxito. Se necesita de los dos hemisferios del cerebro para poder triunfar en la vida. Recuerden que el hemisferio derecho no solo controla las emociones si no que activa la parte creativa. Esto significa, que las personas emocionalmente inteligentes pueden desarrollar una creatividad mayor y esto en los negocios es muy importante. Esa claridad de pensamientos no los podemos tener con una mente perturbada. Una mente perturbada realiza actos irracionales que luego al instante ya está arrepentida. Si logras desarrollar inteligencia emocional, sentirás cómo las ideas positivas fluyen por tu mente para crear cosas nuevas, dejando a un lado los pensamientos y sentimientos negativos.

Actuando con estos principios no solo se logra una vida más saludable y próspera, sino que podemos lograr en los demás un carisma hacia nosotros que nos permitirán lograr muchas cosas más grandes de las que conseguiríamos actuando de una manera egoísta. Los beneficios de preocuparnos por ser emocionalmente inteligentes nos proveerá réditos en nuestra vida personal e igualmente en nuestra vida empresarial, y los frutos se verán reflejados en mayores beneficios. Al fin, el propósito en nuestra vida no ha de ser solo tener mucho dinero, sino tener la posibilidad de ayudar a las personas. Primero controlando nuestra mente, podremos entonces estar capacitados para controlar situaciones mucho más complejas que se presentarán cuando quieras realizar actos superiores que requerirán de una inteligencia emocional igualmente superior para poder impactar a muchas más personas. Entonces te podrás considerar una persona exitosa.

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA CONFIRMA TU SUSCRIPCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.