LIBERTAD DE TIEMPO Y DINERO

La mejor definición de riqueza es la de tener libertad de tiempo y dinero. La gran mayoría de las personas podemos trabajar lo suficiente para obtener la cantidad de dinero con el que podamos sobrevivir, pero entonces no podemos disponer de tiempo para disfrutarlo. Y los que no trabajan tendrán mucho tiempo libre pero sin dinero para hacer lo que quieran con él.  Así mismo habrá personas más miserables que ni poseen tiempo ni dinero.

Aprender cómo administrar estos dos recursos cuando no contamos con estas libertades es lo que nos hará obtener una verdadera riqueza si nos proponemos a conseguirla.  La libertad de tiempo y de dinero es lo que nos hará realmente ricos. La riqueza no es tener muchos lujos materiales si debemos trabajar muchas más horas para poder pagarlos, y tampoco podemos dedicarnos a no hacer nada esperando que el dinero nos caiga del cielo pensando que la mera ley de la atracción nos dará la riqueza que deseamos.

Esta libertad fue la que me introdujo a mí en todo este mundo de la educación financiera. Recuerdo como si fuera ayer cuando escuché hablar por primera vez del tema cuando yo inocentemente creía que era una persona libre. Pero en medio de una multitud que asistía a una convención sobre educación financiera, descubrí que estaba muy lejos de serlo, y en ese momento me propuse que eso sería lo que me movería, buscar mi propia libertad y así ayudar a buscar la libertad de otros.

LA LIBERTAD ES NUESTRO DERECHO

Sí, la libertad es un derecho que todos tenemos pero que no todos estamos dispuestos a reclamar. Como ya dije en el artículo titulado el mejor de los mundos posibles, el deseo de libertad es lo que ha movido a muchas personas a lograr proezas magníficas. Pero ese deseo debe vivir en nosotros como algo insaciable e intransferible. Como aquel soldado que desea volver a casa, el patriota que lucha por la independencia de su país o el esclavo que es capaz de cruzar un desierto en busca de su libertad.

Lo que tienen en común todos estos ejemplos es que ponen en peligro su propia vida para conseguir esa anhelada libertad. Y para nosotros no puede ser diferente. Debe ser un compromiso de vida, sabiendo que no volveremos a ser los mismos cuando la consigamos. Hemos de desear una vida sin esclavitud financiera y sin límite de tiempo para disfrutarlo. Demostraremos que tenemos alma de hombres libres dando toda nuestra vida para conseguirlo. No debe haber nada más grande (excepto Dios para los creyentes) por lo que deseemos vivir.

Pero no puedo imaginar a personas sin compromiso real por su libertad tratando de cruzar un desierto o peleando en una guerra por sus convicciones. Así mismo tampoco puedo imaginar a personas sin compromiso real por su libertad financiera haciendo lo que  haya que hacer para cambiar los hábitos que nos hacen esclavos atados a nuestras creencias de escasez y pobreza. Para los que sí estén dispuestos a demostrar que tienen alma de hombres y mujeres libres acá les comparto cómo invertir nuestro tiempo y dinero para poder encajar en nosotros aquella definición de riqueza.

CÓMO INVERTIR NUESTRO TIEMPO

Hay dos cosas que son necesarias para todos nosotros. Debemos trabajar para ganarnos la vida y debemos dormir para tomar nuevamente energía para el siguiente día. Podemos decir que estas dos cosas son innegociables. Pero lo que hagamos con nuestro tiempo en medio de estos dos eventos es lo que marcará la diferencia. Los que desperdician estas horas básicamente no tienen grandes metas en la vida. Pero ¿cómo deberíamos aprovechar mejor todo este tiempo? Acá hay algunas opciones.

  1. Dedica tiempo a tu educación: Incluso el tiempo que te demores en llegar desde tu lugar de trabajo hasta tu casa puedes dedicarlo a escuchar podcasts o audiolibros que te ayudarán a complementar tu educación financiera.
  2. Tiempo para la lectura: Cuando llegues a tu hogar no pierdas el tiempo. Saca por lo menos media hora diaria para la lectura. La lectura expandirá tu mente.
  3. Dedica tiempo a encontrar tu para qué: Investiga y conoce los diferentes tipos de negocios que existen, y conoce en cuál tú puedes sobresalir y ayudar a otras personas. Tal vez el motivo por el cuál viniste al mundo todavía no lo has descubierto simplemente porque no has dedicado tiempo para hacerlo.
  4. Comienza a construir tu propio negocio: Si ya tienes en tu mente una idea de negocio, dedica tus ratos libres a realizar labores enfocadas en esa idea. Crea un plan y empieza a desarrollarlo. No te vayas a dormir sin haber hecho algo en base a ese plan.
  5. Meditación: Tomate un tiempo para estar en silencio y analizar tus pensamientos. Sal un poco de la rutina y el bullicio del mundo convencional, y adéntrate en tu mundo interior. Es una buena manera de saber realmente qué es lo que quieres con tu vida.
  6. Ejercítate: No es necesario hacerlo todos los días pero sí es recomendable dos o tres veces por semana en cortas sesiones. Si te sientes muy estresado o hasta físicamente cansado es porque tu cuerpo lo está pidiendo.
  7. Relaciones públicas: Dedica un poco de tu tiempo a socializar con personas que comparten tus mismos ideales para aumentar esa convicción de lo que quieres hacer con tu vida y te ayuden a reforzar tu propósito: Relacionarnos con más personas que buscan lo mismo que nosotros nos dará fuerzas en momentos de debilidad.
  8. Pasa tiempo de calidad con tu familia y seres queridos: Cuando hablo de tiempo de calidad es hacer algo donde todos se beneficien de estas actividades. No es estar por cumplir. Hazles sentir que realmente los quieres y que también por ellos es que estás luchando para dejar de ser esclavo.

Invierte tu tiempo conscientemente

Estas pequeñas cosas son apenas lo básico para invertir bien el tiempo en nuestra educación y nuestro bienestar que después se verá bien reflejado en nuestra mente. Si lo haces concientemente todos estos ejercicios te tomarán bastante tiempo del que antes perdías en ocios innecesarios. No queda tiempo para perder cuando se ha encontrado un propósito por el cual luchar.

Recuerda que todo esto es una inversión que haremos ahora para después poder cosechar todos los frutos de nuestro esfuerzo. Tú más que nadie serás consciente de si estás aprovechando bien el tiempo y lo estás destinando en búsqueda de eso que anhelas ser. Sé honesto contigo mismo. Y por cierto, si sientes que no estás dando todo de ti para conseguir esos prepósitos es porque aún no has encontrado lo que te apasiona. Porque cuando estás apasionado por algo no te tienen que estar diciendo lo que debes hacer.

CÓMO ADMINISTRAR NUESTRO DINERO

Así como sucede con nuestro tiempo, a nuestro dinero también solemos darle un uso inadecuado. El dinero que ganamos con nuestra principal fuente de ingresos generalmente no nos alcanza para pagar todos nuestros gastos y aun así queremos endeudarnos más para conseguir cosas innecesarias y que aún no podemos pagar. Así no podemos darnos el verdadero lujo de comenzar a construir nuestros activos. Por eso una mejor administración de nuestro dinero también nos ayudará a conseguir nuestra libertad. Y acá hay unos pasos que debemos seguir:

  1. Págate a ti mismo: Como ya sabemos el dinero que ganamos no es para nosotros, sino para pagar todos nuestros gastos. Por eso debemos pagarnos a nosotros mismos primero retirando el 10% de nuestras ganancias para ahorrarlo. (Todo esto está mejor explicado en el libro El hombre más rico de Babilonia).
  2. Haz un plan para pagar tus deudas: Las deudas son las que nos hacen sentir aún más esclavos. Por eso, lejos de pretender aumentarlas deberemos crear un plan para cancelarlas. Solo analiza la posibilidad de incrementar tus deudas cuando pretendas utilizar ese nuevo dinero para generar más rentabilidad que los intereses que pagarías por él. (recuerda dedicar tiempo para capacitarte y así saber dónde poder invertir tu dinero)
  3. Enfócate en comprar solo lo realmente necesario: Hazte un auto análisis y pregúntate si eso que estás pensando comprar realmente lo necesitas. Si la respuesta es que no pasaría nada si no lo compraras, entonces abstente y más aún si posees tarjeta de crédito que son una tentación constante. La única manera de ir aumentando tu poder de consumo es ir incrementando tus ingresos aparte de tu salario y reducir tus deudas.
  4. Invierte en educación: Antes de comenzar a invertir tu dinero en cualquier negocio invierte en tu cabeza. Cualquier tipo de proyecto que emprendas necesitará una mentalidad diferente a la que posees si es la primera vez que lo intentas hacer. Además necesitarás educación técnica en el área del negocio con el cual veas que puedes desarrollar tu potencial.
  5. Comienza a invertir en activos: Los activos son los que meterán más dinero a tu bolsillo. Invierte en aquellos modelos de negocio o inversiones con los cuales te hayas identificado cuando decidiste dedicar tiempo para estudiarlos. Atrévete a invertir los ahorros que has adquirido y el dinero que has dejado de gastar inoficiosamente para empezar a adquirir la experiencia que necesitas para progresar.
  6. Comparte: A medida que vayas desarrollando tu inteligencia financiera podrás ir notando un crecimiento en tu capital que ha mejorado tu calidad de vida. Sin olvidarte del ahorro y la inversión puedes comenzar a compartir el dinero que te sobra y que antes gastabas para pagar deudas. Tú sabrás cuándo puedes comenzar a gastar con alegría con aquellos seres queridos por los cuales estás luchando por ser libre. Dale a ellos, y date a ti mismo, pequeñas pruebas de aquella vida que te espera cuando recojas los frutos de tus sacrificios.

ALMA DE PERSONAS LIBRES

Como pueden ver, para aquellos que tenemos un propósito de vida por el cual luchar, no hay tiempo ni dinero que nos sobre para malgastar. Todo lo que poseemos en cuanto a estos aspectos le daremos una buena utilidad, pues mientras no obtengamos la riqueza por la que luchamos, nuestro tiempo y  nuestro dinero son los únicos activos con los que contamos.

Es nuestra obligación demostrarle al universo que tenemos almas de hombres y mujeres libres y no de esclavos, y estos son los sacrificios que deberemos ofrecer en cambio de nuestra libertad. Nadie obtiene nada sin ofrecer algo a cambio. Pero realmente creo que vale la pena comenzar a cambiar nuestro destino y cuanto antes lo hagamos mucho antes obtendremos nuestra recompensa.

 

 

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA CONFIRMA TU SUSCRIPCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.