PADRE RICO, PADRE POBRE

Robert Kiyosaki, en su libro más emblemático, padre rico, padre pobre; nos cuenta cómo en su infancia tuvo la influencia de su padre que era educador y que le inculcaba educarse para tener un buen empleo. Pero a la vez seguía los consejos de quien él llama su padre rico, aunque no había terminado su educación escolar.

Robert resalta que ambos padres eran trabajadores, responsables y con buenos valores, pero observaba cómo su padre pobre se vio siempre envuelto en problemas financieros mientras que su padre rico llegó a ser el hombre más rico de Hawái. La principal diferencia que encontraba era la manera de pensar de cada uno acerca de la riqueza. Mientras uno pensaba que nunca sería rico (y nunca lo fue), el otro se preocupaba por pensar y actuar de la manera como lo hacían los ricos.

Viéndose rodeado e influenciado por estas dos maneras de pensar tan diferentes decidió seguir los consejos de su papá rico y no escuchar a su papá pobre, aunque este último fuera quien tuviera la educación académica. Una vez tomada esta decisión, comenzó su educación sobre el dinero hasta que su padre rico vio que ya tenía todo lo necesario en su cabeza para seguir su camino.

Las primeras enseñanzas cuando tenía tan solo nueve años fueron seis lecciones muy básicas que solo tuvo que repetir durante treinta años más. Y esas seis lecciones son las que él comparte en este libro para que sus lectores puedan ser igualmente ricos sin importar las situaciones difíciles por las que podamos pasar en nuestras vidas.

Debes acceder para ver el resto del contenido. Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.