QUÉ ES EMPRENDER Y CÓMO SER EMPRENDEDORES

La definición de qué es emprender, y a su vez cómo ser emprendedores, tiene muchas variantes. Algunas de las definiciones que más me gustan sobre emprendedor son: Persona que tiene decisión e iniciativa para realizar acciones que son difíciles o entrañan algún riesgo. O También: aquella persona que identifica una oportunidad y organiza los recursos necesarios para cogerla. Esta última hace énfasis en el sentido del emprendimiento como el aprovechamiento de oportunidades.

Me gustan estas dos definiciones porque no enfatizan el emprendimiento únicamente en el sentido empresarial (que de hecho es la manera más sencilla de identificarlo) sino que muestran cómo cada uno de nosotros podemos ser emprendedores en nuestro cotidiano vivir de acuerdo a las capacidades que tenemos y la huella que queramos dejar en este mundo, más allá de que esto signifique una retribución económica, o lo hagamos simplemente porque deseamos tomar por nuestras propias manos una acción que alguien debe hacer y donde nosotros podemos desarrollar nuestro potencial humano.

ACTITUDES Y APTITUDES DE UN EMPRENDEDOR

Más allá de si deseamos iniciar un emprendimiento empresarial o social, hay ciertas actitudes y aptitudes que todo emprendedor debe desarrollar. Muchos de estos aspectos ya han  sido mencionados en nuestros artículos anteriores, y puede encontrar allí una mejor definición sobre cada uno. Pero como recordatorio debemos decir que un emprendedor debe ser una persona con un propósito claro de lo que desea lograr y que enfoque su tiempo, su dinero y  sus energías en la consecución de aquello. Debe ser una persona que quiera estar aprendiendo constantemente   y que construya un plan para lograr lo que se proponga.

Un emprendedor debe estar realmente comprometido con sus sueños y decidido a lograrlos sin escuchar la opinión de los necios que critican sin argumentos sólidos. Debe pensar en grande expandiendo constantemente su realidad, siendo persistente para acercarse cada día más al objetivo deseado. Un buen emprendedor se preocupa por ayudar a los demás a conseguir sus sueños y  por hacer un mundo cada día mejor. Será responsable de las decisiones que tome y aprenderá de sus errores. Y si es un proyecto empresarial deberá tener un buen manejo de sus finanzas, controlará sus deudas y tendrá una relación adecuada con el dinero.

Estas son solo algunas de las condiciones que cualquiera que pretenda iniciar en el fascinante mundo del emprendimiento debe considerar. Ser emprendedor no es fácil y requiere mucho compromiso, pero si consideras que posees algunos de los aspectos anteriormente mencionados es posible que quieras iniciar un camino aventurero donde el mayor beneficio sea convertirte en una persona con un verdadero propósito en la vida, más allá del dinero, aunque tu emprendimiento realmente sea rentable económicamente. Pero descubrirás que el tipo de persona en el que te vas convirtiendo en el camino, y la cantidad de personas a las que puedes ayudar, será una recompensa más valiosa que la material.

 

SER EMPRENDEDOR REQUIERE SACRIFICIO

Si decides ser emprendedor deberás saber que tendrás una vida sacrificada que no necesariamente (por no decir que casi nunca) te dará recompensas inmediatas. Deberás demostrar de tu parte que realmente te interesa luchar por tus sueños y esto significará salir de tu zona de confort en donde tu subconsciente querrá permanecer, pero tu voluntad debe ser más fuerte. Por eso es necesario, que por lo que sea que estés trabajando, sea algo que realmente te entusiasme y que no te importe trabajar aun cuando no veas los resultados esperados.

Al ingresar a esta zona desconocida para ti, te enfrentarás también a todo lo desconocido que allí te encuentres, y esto permitirá  incluso conocer cosas nuevas de tu personalidad, que antes no conocías simplemente porque no lo necesitabas. Ya he mencionado que el hecho de emprender y buscar el éxito en lo que hagamos es un camino apasionante, y es precisamente porque nos permite desarrollar todo nuestro potencial al máximo a medida que vayamos avanzando en desarrollar aquel proyecto que define nuestro propósito de emprendimiento.

 

Es necesario tener claridad en las razones por las cuales emprendemos.

Si notaste, la primera cualidad que se nombró en el párrafo sobre las actitudes y las aptitudes de un emprendedor, fue la de tener claridad de propósito en la meta de su emprendimiento, y esto acompañado con un plan concreto y un arduo trabajo para lograrlo, mantendrá enfocado a quien desee ser emprendedor en su meta. Pero este propósito debe ser algo que realmente anheles con todas tus fuerzas, pues si lo analizas bien, el iniciar un proceso de emprendimiento constituye en sí mismo un propósito de vida. No puedes olvidar que todo tu tiempo y tus energías estarán enfocados en ello, y si no lo consideras como la prioridad número uno en tu vida, entonces probablemente renunciarás con mucha facilidad.

Si aún no lo tienes claro, dedica tiempo a pensar qué es aquello por lo que deseas iniciar tu proceso de emprendimiento con lo cual puedas ayudar a mucha gente. Si ya sabes cuál es el motivo que te llevará a cambiar tu vida por lograr aquello que sueñas, entonces trabaja muy fuerte  sin esperar necesariamente un beneficio económico mientras comienzas. Aunque no sea rentable financieramente, no deja de ser emprendimiento, y mientras consigas los resultados deseados debes trabajar eficientemente, con una rutina clara como si ya hubieses obtenido el éxito que seguramente vendrá luego de pensar y actuar como un verdadero emprendedor.

 

EMPRENDER PARA CREAR NEGOCIOS

Enfocándonos ahora en el emprendimiento empresarial propiamente dicho, es necesario decir que debemos concentrarnos en ofrecer productos o servicios que contribuyan a ese mejoramiento de las vidas de las personas que debe ser siempre el centro de todo emprendimiento. Preguntándonos cómo podemos mejorar la vida de los demás, crearemos algo que ayude a las personas en el mejoramiento de su calidad de vida, o podemos modificar algo ya existente dándole nuevos matices  que lo hagan diferente y que aporte un valor adicional. Esto es lo que han hecho grandes empresarios y genios inventores en el último siglo y que han logrado el increíble y veloz cambio que hemos vivido, en comparación a siglos anteriores.

Esto nos motivará a ejercitar la imaginación para obtener ideas que nos permitan desarrollar nuestro plan. Enfocando nuestros pensamientos en aquello que deseamos lograr, nuestra mente subconsciente traerá a nosotros las mejores soluciones posibles para desarrollar aquello que queremos. Esto no sucederá de la noche a la mañana, deberemos trabajar una idea en nuestra cabeza hasta que la vayamos formando parte de nuestra realidad. Las mejores ideas pueden aparecer en el momento menos esperado si vivimos constantemente con nuestra idea del plan en la mente.

 

Locos soñadores.

Los productos o servicios que cambiarán nuestro entorno, solo están en la mente de quienes decidan creer que pueden crear algo nuevo que pueda cambiar el mundo. Inicialmente puede ser algo que incluso supere nuestra realidad y no podamos ni siquiera imaginar cómo podremos lograr tal cosa. En nosotros esa realidad irá cambiando poco a poco, pero para los demás, seremos unos locos soñadores, tal vez incomprendidos, que encontraremos apoyo solo en aquellos que sean tan locos soñadores como nosotros. Hasta que no demostremos resultados concretos, no iremos cambiando la manera de ver que los demás tienen sobre nosotros y sobre nuestro proyecto.

Todo esto hace que el camino del emprendedor sea muy solitario, y que pocos realmente comprendan tu lucha. Va a ser difícil hacer entender a los que trabajan por un salario, cómo es posible que nosotros hayamos renunciado a trabajar en un empleo por ocho horas diarias, para trabajar ahora por nuestros sueños 16 horas y sin paga. No creerán que realmente estemos trabajando por tener un futuro mejor, y hasta es posible que nos consideren vagos sin oficio. Estos inicios realmente son difíciles, y es allí donde deberemos aferrarnos aun más a nuestros sueños más grandes. Este será nuestro único combustible.

 

¿QUÉ NECESITAMOS PARA COMENZAR?

No es realmente necesario cumplir con todo lo que se ha descrito hasta este momento para comenzar a ser emprendedores. De hecho, muchas de estas cosas se irán consiguiendo únicamente a medida que vamos avanzando, pero debemos dejar las excusas que nos inventamos para explicarnos por qué no hemos iniciado nuestro proceso de emprendimiento. Y la mejor manera de ir quitándonos las excusas es actuando. Esto está más detalladamente explicado en nuestro articulo «educación, planeación y acción«. Que detalla un plan concreto para iniciar un proceso de emprendimiento basado en esos tres pilares fundamentales del emprendedor.

Si estás dispuesto a educarte y a trabajar constantemente enfocado en un plan de acción, entonces ya estás listo para comenzar. Lo que no está permitido es pensar que comienzas un negocio solo para dejar de trabajar o para que nadie te moleste. Esas dos opciones están intrínsecamente descartadas en la manera de pensar de los emprendedores exitosos. Como ya se dijo, no solo trabajarás más, sino que serás tú mismo quien te exijas cada día y para eso necesitarás un autodominio que te permita ser tu propio jefe.

Y por último, para empezar necesitas tener una base sólida. Si tienes problemas económicos o de personalidad que vayan en contravía con el camino de un emprendedor, entonces procura por lo menos llegar a un punto de partida donde puedas tomar decisiones claras sin el afán de las urgencias que te generan una vida descontrolada. Un buen estado financiero y emocional será un excelente punto de partida. De acá en adelante lo que buscaremos será obtener la mayor experiencia posible que nos permita irnos convirtiendo realmente expertos en lo que decidimos desempeñar.

 

Aprovecha las oportunidades.

En la era de la información en la que vivimos podrás encontrar muchas oportunidades para generar ideas de negocios y muchas facilidades para desarrollarlas. Asociándonos con las personas indicadas podremos ir conociendo las posibilidades infinitas que generan el internet y las redes sociales. Esto no significa que no debamos seguir estrictamente todos los pasos, pero sí contaremos con mayores y mejores herramientas para la asociación misma, así como para el desarrollo de nuestra idea empresarial. (Como resultado de esta asociación fue posible escribir el artículo donde expertos nos compartían las ventajas del emprendimiento digital).

Ahora tienes una amplia visión de lo que representa ser emprendedor, y solo tú puedes definir si tienes todo lo que  se  necesita para hacerlo. Si decides iniciar este camino aprovecha las oportunidades  que ofrecen nuestros tiempos, y pon en práctica todo lo que se consideró en este artículo y en todos los demás, donde pretendemos inculcar el desarrollo de las cualidades de todo buen emprendedor. Sé inspiración para otros y espero nos podamos conocer en este camino al éxito. Esto solo dependerá de nuestro compromiso para lograrlo.

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA CONFIRMA TU SUSCRIPCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.