RETÍRATE JOVEN Y RICO

Retírate joven y rico es el libro donde el autor Robert Kiyosaki se centra en la definición del apalancamiento. Después de escribir sobre la importancia del flujo de dinero en sus libros anteriores, ahora el autor nos desea mostrar los diferentes tipos de apalancamientos y cómo estos nos pueden ayudar para retirarnos jóvenes y entonces tener el tiempo para comenzar a construir nuestra riqueza.

Kiyosaki reconoce que, aunque cualquier persona tiene el potencial de volverse rico solo el 5% de la población tiene la mentalidad adecuada para hacerlo. Por eso explica cómo nuestra mente es la principal fuente de apalancamiento. No basta con enseñarle a las personas a tenerle miedo a las deudas. Este libro pretende mostrar que hay deudas buenas y malas. Estas mismas deudas son otro tipo de apalancamiento que bien utilizadas pueden llevarnos a adquirir activos.

Otro método de apalancamiento es un plan bien definido que nos evite depender de una empresa o del gobierno para asegurarnos nuestro retiro. Debemos conocer cómo funcionan las inversiones y demás activos para poder poner en práctica nuestros métodos. Y por último nuestros actos, si logramos sacarnos el miedo a fracasar que se nos ha inculcado desde la escuela, nos servirán para avanzar con el verdadero aprendizaje que da el actuar.

 

EL APALACAMIENTO DE TU MENTE

El libro comienza analizando el poder del pensamiento como nuestro primer medio de apalancamiento y le da mucha importancia a las palabras que decimos. Si cambiamos nuestras palabras y maneras de pensar a las maneras de los ricos, retirarnos jóvenes y ricos será fácil. En este aspecto Kiyosaki cuenta cómo en el momento que decidió ser financieramente libre, se dio cuenta que su principal obstáculo era el miedo que sentía de hacer los cambios que necesitaba.

Cuando la gente le pregunta cómo se hizo financieramente libre, él siempre responde que es más importante el por qué. En el momento que decidió hacerlo realmente no tenía idea cómo, pero sí tenía claro el por qué. Reflexionó que cuando un amigo suyo le propuso la idea de idear un plan para ser libres, él estaba en contra de esa idea, aunque sabía que era una buena idea. Realmente el problema se encontraba dentro de sí, en sus miedos debido a fracasos pasados.

Robert Kiyosaki aconseja trabajar para retirarse lo más joven posible.  Sin embargo, él recuerda que cuando vendió la empresa que lo haría realmente libre, pensaba que jamás volvería a trabajar, pero prontamente se dio cuenta que lo más difícil era no hacer nada. Le tomó seis meses poder tener paz y pensar en su futuro. Apenas contaba con 49 años, y ya no soportaba el hecho de buscar la manera de no hacer nada todo el día, ni pasar tiempo con personas pensionadas para las cuales su retiro era su meta.

Un año y medio después de su retiro decidió comenzar su vida nuevamente. Ahora sin el estrés de trabajar para otros o en busca de resultados inmediatos. Pero ese tiempo le dio la oportunidad de valorar lo que había sido su vida y valorar las personas que habían pasado por ella. Es por esta última razón que recomienda retirarnos jóvenes. Porque nos dará la posibilidad a la mitad de nuestra vida de analizar nuestro pasado y replantearnos nuestro futuro. Además, recomienda que mientras no podamos retirarnos y sacar un año para reflexionar, tomemos una hora al mes para recapacitar hacia dónde va nuestra vida.

Este libro no trata sobre deudas, sino sobre apalancamiento. Pero la deuda puede ser una buena forma de apalancamiento si se usa con cuidado. El autor explica que él usó los préstamos hipotecarios para invertir en bienes raíces, lo que le permitió retirarse 18 años más joven que el promedio. Según él, las personas que solo esperan que sus ahorros le den el dinero que necesitan para retirarse son los que tardan más tiempo, y los que usan su dinero en inversiones bursátiles para este fin, corren el riesgo de que la volatilidad de la bolsa los deje en la ruina.

Otra forma de apalancamiento es la educación financiera, y precisamente con esta educación es que sabremos diferenciar entre las deudas buenas y las deudas malas. No es recomendable comenzar a adquirir deudas solo porque este libro lo aconseja. Se debe tratar toda deuda como peligrosa y sobre todo por aquellas personas que acuden a las tarjetas de crédito para realizarlas. Se debe ser más inteligente financieramente para tener un millón de dólares en deudas buenas que para tener un millón de dólares en ahorros, pero esa es la inteligencia que nos ayudará a retirarnos más prontamente y mientras tanto poseer un buen flujo de efectivo.

La misma evolución de la raza humana es una muestra del poder del apalancamiento. Los hombres hemos logrado llegar a ser dueños del mundo porque supimos usar muchas formas de apalancamiento más allá de las que habíamos recibido por naturaleza. Esto hizo posible que por ejemplo hoy podamos volar más lejos y rápido que cualquier ave usando apalancamiento. Gracias a la invención de nuevas herramientas las posibilidades de apalancamiento hoy día son mucho más notorias que antes.

Así también las personas que no sepan aprovechar este apalancamiento se quedarán rezagadas. Los que no usan el apalancamiento trabajan para quienes sí lo hacen. Las principales formas de apalancamiento son el dinero y el tiempo de otras personas. Los que saben usar esto se hallarán más rápidamente libres financieramente. Pero aparte de esto, también nos podemos apalancar en la educación, las deudas buenas, el tiempo libre, las relaciones interpersonales y en las herramientas que nos ofrece la tecnología.

El poder que tiene la mente nos puede poner en una realidad diferente a cada uno. Mientras un empresario piensa en las posibilidades por encima de los riesgos, los pobres nunca se atreven a hacerse cargo de su propio negocio porque lo consideran muy arriesgado. El riesgo es algo que siempre estará presente, pero esto no nos debe detener, así como no nos detiene el riesgo que conlleva cruzar una calle muy transitada.

Los perdedores piensan de manera que no aceptan el riesgo porque creen que perder es malo. Una persona exitosa entiende que perder es parte del proceso y sabe medir los riesgos de acuerdo a la medición riesgo vs recompensa. Una persona con mentalidad ganadora sabe que existen más del 95% de posibilidades de perder, analiza si con los beneficios del restante 5% cubre las pérdidas generadas, y si es así, idea un plan que le permita perder ese 95% sin verse afectado con el resultado final.

El secreto para hacernos ricos consiste en ir expandiendo nuestra realidad, a una realidad donde seamos prósperos y sea posible conseguir lo que deseemos. Esto es un tema totalmente mental. Si en nuestra mente no cabe la posibilidad de lograr algo, seguramente nunca lo conseguiremos. Para ayudar a expandir nuestra realidad es aconsejable leer biografías de personas exitosas que han conseguido lo que han querido incluso por encima de las dificultades promedio.

La diferencia entre los ricos y las clases media y baja son las realidades en las que viven. Si para los pobres invertir es arriesgado, para los ricos es más arriesgado tener toda la vida un empleo fijo en el que nunca aprenderás nada. No es solamente que los ricos piensen diferente a los pobres, es que piensan de manera totalmente opuesta porque viven en realidades opuestas.

Si los pobres trabajaran tan duro como lo hacen, para construir riqueza, o se esforzaran en invertir tan diligentemente como lo hacen para ahorrar, serían realmente listos financieramente. Pero prefieren subrayar su realidad buscando explicaciones sobre por qué invertir es arriesgado y ahorrar es seguro. Su mente está dispuesta a explicar por qué ellos tienen razón y esto los hace sentirse más seguros.

Incluso la imagen que se tiene sobre los ricos hace la diferencia en la manera de pensar acerca del dinero. Para los pobres, los ricos son codiciosos, cuando en la realidad de un rico ellos son generosos porque buscan la manera de poder ayudar a más gente, aunque saben bien que esto les traerá mayores beneficios. Por su parte un pobre puede ser codicioso en la medida que solo piensa en sus propios intereses. Los pobres dejarán de serlo cuando cambien su realidad.

Así como hay deudas buenas y deudas malas, Robert Kiyosaki nos dice que también hay ingresos buenos y hay ingresos malos. Explica que los tres tipos de ingresos son: el ingreso ganado, el ingreso de portafolio y el ingreso pasivo. El peor tipo de ingreso es el ingreso ganado que por lo general es obtenido por el empleo que tenemos. Esto debido a que es el que se obtiene con menos apalancamiento y además porque es el que paga el mayor porcentaje de impuestos.

Claramente Kiyosaki recomienda buscar ingresos pasivos que, opuestamente al ingreso ganado es el que nos ofrece mejor apalancamiento, y educándonos legalmente podremos buscar la manera de no pagar impuestos si lo reinvertimos adecuadamente. Este libro no pretende educarnos legalmente, pero nos aconseja asesorarnos bien para deducir impuestos sin evadir las leyes.

Además, se nos indica que trabajar solo por dinero es la fórmula para hacernos pobres. Mucha gente no entiende cómo trabajar gratis nos ayudará, pero las personas ricas entienden que para construir un activo que nos dé realmente ingresos pasivos tendremos que trabajar y educarnos gratis. Para esto deberemos saber utilizar adecuadamente nuestro tiempo libre. A medida que pase el tiempo, quien trabaja por dinero se verá rezagado respecto a quienes trabajaron para construir activos, aunque estos últimos hayan tenido que trabajar inicialmente sin recibir un pago.

Para retirarte joven y rico necesitas un plan. No puedes ser solamente un trabajador obediente, esos que se educan en los colegios con parámetros de ser mejores empleados. Tu realidad debe ser otra y estar en constante crecimiento. Todo lo que puedas creer lo lograrás, pero eso dependerá de la capacidad que haya en tu mente para creer que lo puedes recibir. No recibas órdenes. Plantéate una meta, incluyendo los dólares que quieres ganar y cuando tu mente haya avanzado hasta ese nivel, entonces lo tendrás.

 

EL APALANCAMIENTO DE TU PLAN

Todos tenemos un plan para nuestro retiro. Unos tienen un plan lento, de trabajar hasta que el gobierno se encargue de ellos. Otros deciden crear un plan más rápido. Kiyosaki cuenta que su plan fue invertir en bolsa y en bienes raíces, y esto le enseñó que incluso es más importante tener un plan de salida. ¿Cómo te ves cuando ya no puedas trabajar y cuánto dinero quieres ganar? La mayoría de las personas toman el plan lento por seguridad y algunos quieren hacerlo rápido pero no lo consiguen. Esto es lo que hace que el 95% de las personas nunca consigan ser ricos.

Los tiempos van cambiando y con esto llegan muchas más posibilidades de crear planes rápidos de retiros. Por eso se pueden ver jóvenes millonarios con mayor frecuencia. Aunque algunas personas se queden en el pasado e incluso odien las tecnologías porque sienten que los están dejando atrás. Si al contrario aprendieran a ir al ritmo que va la vida podrían avanzar rápido hacia la construcción de su riqueza. El mundo avanza rápidamente y así mismo quien quiera retirarse joven y rico debe hacer jugadas rápidas, mirando hacia el futuro.

Las mejores decisiones son las que toman en cuenta el pasado para comprender lo que sucederá en el futuro próximo. Kiyosaki dice que cuando vio la oportunidad invirtió en lo que él sabía que aumentaría su valor, pero que para este presente puede haber mejores opciones de inversión. Aconseja estudiar historia de economía para comprender por qué suceden las cosas, pues una visión a futuro con un pequeño porcentaje de vista al pasado puede tener una verdad solo parcial.

Muchos no pueden creerse un futuro donde ganen mucho dinero, pues no está en su realidad. Si solo dices “algún día”, “tal vez” o “quizá” y no te preocupas por planear cómo lo vas a lograr, siempre será solo un sueño. La mejor manera de crear un plan rápido es comenzar a cambiar tu vocabulario por palabras que Kiyosaki llama palabras rápidas que son las que describen algún tipo de apalancamiento como educación, inversión, flujo de efectivo. Cuando estas palabras hagan parte de tu manera de ser y de pensar irás por la vía rápida.

No solo se necesita dinero para avanzar hacia la riqueza. Cuando acumules mucho dinero ya necesitarás además buenas ideas para invertir. Tendrás el dinero que necesitas, pero nadie querrá asociarse contigo si sigues pensando como persona pobre. Esta es la razón por la cual para los ricos el dinero ya no es lo más importante, porque ahora tienen el que necesitan, entonces buscan personas audaces para hacerlo multiplicar.

Así como las palabras construyen nuestra realidad, las acciones con base en esas palabras nos hace personas íntegras. No solo debemos hacer que las palabras rápidas hagan parte de nuestro vocabulario, deberemos comprenderlas perfectamente y saber cómo afectan nuestra vida. Cuando por ejemplo comprendas con claridad lo que son ingresos pasivos y te sientas emocionado cada que escuches esas palabras, entonces buscarás desesperadamente conseguir este tipo de ingresos. Y al hacerlo serás una persona íntegra porque actuarás de acuerdo con lo que dices.

Se puede avanzar lento pero seguro a medida que vas ampliando tu mentalidad sobre el dinero. Lo importante es ir aumentando tu realidad. Cuando nos sentimos que estamos siendo desbordados por una situación en la que ya no podemos avanzar, deberemos ampliar nuestra perspectiva y preguntarnos cómo lo podemos lograr. Si tan solo nos conformamos con decir que no podemos sin siquiera intentarlo, seguiremos siendo unos pobres conformistas.

Según Robert Kiyosaki después de que logras ser rico, seguir aumentando esa riqueza se hace todavía mucho más fácil. Incluso el gobierno está dispuesto a ayudarte, pero deben ver que eres diligente con tu dinero y ver resultados. Por eso es tan importante ir superando los obstáculos para ir aumentando nuestra realidad y llegará el día en que pensarás en esos obstáculos y sabrás que fueron los que te permitieron subir de nivel. Los que no superan esos obstáculos son los que se quedan estancados en sus realidades limitantes.

Las personas pobres piensan que hacer negocios es cuestión de avaricia. La realidad es que para hacer buenos negocios es necesario preocuparse realmente por los intereses de otros. Por el contrario, el hecho de que los pobres solo piensen en su bienestar es lo que no les permite progresar. Solo se preocupan en su supervivencia para el presente y para cuando deban dejar de trabajar.

Uno de los factores donde se ve la generosidad de las personas ricas es en el apalancamiento, pues la mejor manera de crecer financieramente es ayudando a otros para que ellos también progresen. Los empresarios comprenden que sus ingresos irán aumentando exponencialmente a medida que vayan ayudando a muchas más personas, ya sean cliente o socios.

Kiyosaki en este aspecto recomienda para las personas que quieran asegurarse un futuro y no tengan mucho dinero para invertir, trabajar en redes de mercadeo, porque según él es la mejor manera de comenzar a construir un activo ayudando a otros a construir el suyo. Luego de algunos años, si trabajas eficientemente, seguramente tendrás el dinero suficiente para invertir en otros modelos de negocios.

 

EL APALACAMIENTO DE TUS ACTOS

Este libro reafirma la importancia de nuestros hábitos para determinar nuestra situación financiera. Por eso recomienda adquirir hábitos de personas ricas aun cuando sigamos siendo empleados con salarios mínimos. Cualquier persona puede hacer lo que se necesita para ser rico, el problema es que muy pocas personas estarán dispuestas a hacerlo una y otra vez hasta que se conviertan en hábitos.

El primero de esos hábitos será preocuparnos por analizar nuestra situación financiera. La gente pobre no quiere saber nada de sus finanzas y por eso llegan al punto que ya no puede tomar acción para corregir a tiempo. Robert Kiyosaki recomienda incluso contratar un contador para que nos ayude y nos muestre nuestra verdadera situación económica sacando las emociones del medio.

Junto con un contador debemos contar con un equipo de trabajo con el que podamos discutir nuestros estados financieros y métodos de inversión. Recuerda que para ser rico no tienes que ser el más inteligente sino aprender de la mayor cantidad de personas posibles. También puedes aprender leyendo o escuchando audios de personas expertas en lo que quieras aprender.

Deberemos acostumbrarnos a crecer a medida que avanza la era de la información. En esta era no hay cabida para los lamentos. Es necesario acostumbrarnos a ser responsables por nuestro destino y permitirnos equivocarnos. Debemos aceptar el fracaso como la parte de la vida que nos ayudará a crecer y obtener conocimientos. Los que temen al fracaso verán cómo los que fueron más arriesgados lograron avanzar, mientras ellos se sentirán mal por haber querido hacer siempre lo correcto evitando al máximo los errores.

Otro hábito importante es el de cuidar tus pensamientos. No te permitas entrar en acción mientras tengas pensamientos y sentimientos negativos. Sé consciente de lo que entra en tu mente y cambia siempre lo negativo por maneras para solucionarlo. En la vida los ganadores se enfocan en lo que quieren y los perdedores en lo que no quieren. Por eso es tan importante practicar el hábito de controlar tus pensamientos, porque tú los puedes controlar.

El apalancamiento de nuestro dinero será más rentable mientras lo hagamos multiplicar más rápidamente.  Robert Kiyosaki muestra que la fórmula de comprar una acción y rezar esperando que en veinte años haya subido es solo de inversionistas promedios. Peor aún, quienes esperan a su retiro esperanzados en estos tipos de inversión. Con varios ejemplos muestra cómo las inversiones rápidas fueron las que le permitieron retirarse joven y rico.

A la hora de invertir, diversificar no significa solo tener acciones en varias empresas, como muchos creen. La verdadera manera de diversificar es tener inversiones en varios modelos de negocio, como pueden ser fondos de inversión, pero a la vez invertir en bienes raíces. Todo tipo de inversión tienen sus ventajas y desventajas, lo importante es aprender e involucrarse para conocerlas bien.

La mejor manera de aprender a invertir es haciéndolo constantemente o por lo menos preocuparte por preguntar y comparar. Todo inversionista profesional dice haber visto la inversión perfecta que nadie más vio, pero esto solo es producto de buscar en relación 100 a 1. Es decir, de 100 oportunidades una es buena. Esto es igual para bienes raíces, bonos de inversión, acciones o creación de empresas, aunque para el autor de este libro la mejor inversión son los bienes raíces y nos da sus argumentos.

La mejor manera para que invertir no sea arriesgado es conocer cómo funciona el modelo de inversión en el que quieras ingresar. Por ejemplo, en inversiones en bolsa la mayoría solo invierte y espera que esa acción suba sin tener mucho conocimiento. El inversionista sofisticado sabe invertir reduciendo el riesgo sabiendo el momento adecuado para salir. Cuanto más dependas de tus inversiones para tu retiro, más seguro debes entrar en tus inversiones sobre todo si prefieres los activos especulativos.

Para ser un buen inversionista debes entender cómo funciona el mercado y comprender su vocabulario. El tener estos conocimientos te permitirá tener varias estrategias de inversión según el momento del mercado. Invertir no tiene que ser arriesgado si sabes lo que estás haciendo y no solo esperando y rezando que pase lo que usted creía que debería pasar.

Nuevamente Kiyosaki demuestra con ejemplos prácticos la importancia del contexto y la mentalidad de un inversionista para determinar si invertir es arriesgado o por el contrario es la mejor manera de hacer dinero. El riesgo de invertir se encuentra sobre todo en la ignorancia financiera.

Otra manera de inversión es en un negocio que ayude a millones de personas. De nuevo Robert Kiyosaki explica que la mejor manera de construir un negocio que nos ayude a pasar de empleados a empresarios es construir una red de mercadeo, pues es la mejor manera de construir redes que son el apalancamiento de los empresarios.

La parte más difícil de construir un negocio es tratar con personas diferentes a nosotros.  Hay una diferencia muy grande entre ser empleado y manejar un negocio sin importar que tan alto puesto haya desempeñado. Un buen empresario debe aprender a mejorar sus habilidades de liderazgo.  El autor recomienda buscar empleos o actividades que ayuden a desarrollar estas habilidades.

El proceso de retirarte joven y rico es un proceso mental y emocional, más que un proceso físico. Poder vivir sin la necesidad de un cheque quincenal necesita una nueva realidad mental. Es más apasionante buscar la manera de aprender a ser rico sin la necesidad de un salario, elevando nuestro coeficiente intelectual financiero que es muy diferente al coeficiente intelectual académico. Lo mejor, es que cuanto más expandes tu realidad emocional, más fácil se hará.

La manera como usted piense sobre su futuro es por ahora una mentira, mientras no actúe con el fin de lograrlo. La única diferencia entre los que piensan negativamente sobre su futuro y los que piensan positivamente sobre él, es que los primeros por lo general no hacen nada para cambiar sus pensamientos, pues creen que no hay nada que puedan hacer. Mientras que los que esperan por un futuro mejor actúan cada día para hacer que esa mentira sea una realidad.

Siguiendo los consejos de este libro y aplicándolos en nuestra vida es posible retirarnos jóvenes y ricos, pero recuerda que antes debes cambiar tu contexto. Si quieres ser realmente rico es importante que cambies primero tu contexto antes de cambiar lo que haces.

 

EL APALANCAMIENTO DEL PRIMER PASO

Después que tomes la decisión de retirarte joven y rico debes estar dispuesto a dar el primer paso para cambiar tu realidad. Necesitarás determinación para no dar marcha atrás. Solo darás ese primer paso cuando realmente creas que existe un mundo donde puedes obtener todo lo que sueñas, un mundo sin miedos al fracaso y donde el dinero no sea una urgencia. La búsqueda de un mundo fantástico donde no se necesite dinero para hacer más dinero, será lo que te impulse a avanzar.

Una vez que comiences el viaje deberás ser valiente para permanecer en el camino, seguro de que nunca volverás atrás.  Esta búsqueda será decisión tuya y de nadie más, solo tú puedes decidir lo que es real y en qué tipo de realidad quieres vivir. Recuerda que la meta será la libertad financiera y que todo el apalancamiento que existe ahora lo puedes usar a tu favor para hacerte más rico incluso de lo que puedas soñar.

CÓMPRALO AQUÍ

O visita mi tienda online solo para Colombia.

COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA REVISA TU CORREO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.