SÉ EL PROTAGONISTA DE TU HISTORIA

Si quieres ser el protagonista de tu historia primero define quién eres, a dónde vas y con quién, pero cuida el orden de estos factores porque primero debes definir quién eres para entonces saber a dónde vas y con quien, de lo contrario dependerás de la voluntad de los demás para llegar a donde quizá no era tu destino. Tú debes ser quien reconozcas en ti que la vida que estás viviendo es la que realmente quieres vivir, y no esperar la aprobación de nadie para hacerlo. Por eso recordaremos constantemente las palabras de Steve Jobs y nos preguntaremos cada mañana si esto que haremos hoy es lo que queremos hacer por el resto de nuestra vida, y si la respuesta es un constante no, entonces buscaremos los cambios que deberemos realizar.

En medio de nuestro proceso empresarial también es importante definir quiénes somos para luego poder actuar según nuestras convicciones y entonces obtener los resultados que deseamos. Ser, hacer y tener, es el orden lógico e indispensable para ver resultados en nosotros. Darle ese orden de prioridad a las cosas nos evitará estar esperando que el éxito llegue a nosotros como por arte de magia, sabiendo que primero tendremos que trabajar en nuestras actitudes y maneras de pensar para que estos se vean reflejados en nuestro entorno. Todo esto son muestras de que cada uno de nosotros somos los responsables por nuestro destino y solo en nosotros encontraremos las soluciones para llegar a donde deseemos llegar y ser quienes deseemos ser.



NO DELEGUES TU RESPONSABILIDAD

No delegues la responsabilidad sobre lo que haces. Todos tus actos tienen consecuencias y como tal deberás asumir las responsabilidades de esas consecuencias. Solo con lamentarte y echarle la culpa a los demás no solucionarás nada ni harás que tu vida vaya por el camino que deseas. Por eso cuida de ser consciente de cada paso que das. Siente en tu interior si eso que estás a punto de hacer va de acuerdo con tus valores y tu proyecto de vida. Si algo te dice que eso que estás a punto de realizar no está bien hecho, escucha la voz de tu conciencia que claramente tiene una idea grabada en tu interior de los pasos que debes realizar para llegar a la meta que te propongas.

Pero si dejas que la vida te arroye y solo puedes seguirle el paso, nunca estarás en control de tu destino. Aprende a tomar tus propias decisiones para que entonces puedas asumir con más agrado las responsabilidades de esas decisiones que estás tomando, porque sabrás que estás actuando a conciencia y entonces nadie podrá negar que actúas de acuerdo a tus propias convicciones. De hecho no te importará ni necesitarás la aprobación de los demás porque sabes que haces lo correcto más allá del resultado final. Aunque seguramente sintiéndote en paz contigo mismo, será más fácil obtener los resultados deseados, porque serás realmente feliz al actuar congruentemente con lo que piensas y con tus deseos.

Incluso las peores circunstancias son una buena oportunidad para comenzar a escribir tu historia.

No siempre es fácil realizar la tarea de tomar decisiones conscientemente ni de hacernos responsables por ellas. Esto puede llevarnos a circunstancias donde no nos sentimos orgullosos de  nosotros mismos y quizá dejarnos caer en una espiral donde sentimos que caemos cada vez más en nuestra propia desilusión. Pero incluso estos momentos pueden ser adecuados para evaluarnos y ver en qué estamos fallando a la hora de hacernos responsables de nuestra historia personal. Seguramente, si no estás tomando el control de tu vida es porque en algún momento perdiste el rumbo, o quizá nunca lo encontraste. Busca dentro de ti y hallarás las respuestas que necesitas para comenzar ahora a ser el constructor de tu destino.

Dios le dio la oportunidad al ser humano de escoger libremente y esto nos hace diferentes de las demás especies. Esta es una de las razones por las que se considera que fuimos creados a imagen de Dios, porque tenemos la posibilidad de crear. En nuestra mente yace todo el poder para crear el futuro que sueñas, pero para esto debes saber escoger tus mejores opciones. En medio de momentos de crisis será importante elegir lo que te sirve de tu pasado y lo que deseas construir en tu futuro. Aprovecha el don que Dios te dio y elige por sobre todas las cosas las virtudes que te harán una persona que honra esa imagen y semejanza de Dios en sí mismo identificando el motivo por el cual viniste a este mundo. Los momentos de crisis son una buena oportunidad para conectarte con tu verdadera esencia.

COMIENZA TU PROCESO DE AUTORREALIZACIÓN.

Todo esto hace parte de tu proceso de autorrealización. Conectarte con tu verdadera esencia y descubrir tu verdadero potencial hace parte de superar tus propios límites autoimpuestos. Por eso tu primera decisión en el camino de ser el protagonista de tu historia será trabajar en conocerte a ti mismo. Como ya se dijo, este es el primer paso para lograr los demás objetivos en la vida tanto a nivel personal como profesional o empresarial. Y para esto será necesario un buen trabajo de coaching estratégico que te pueda guiar por el camino de superación personal. Esta decisión puede cambiar tu vida y desvelarte el inmenso poder oculto que tienes en tu interior.

Por lo general las personas no saben lo que quieren para su futuro y es porque no son conscientes del potencial que existe en ellos, pero si no comienzan por lo menos por identificar cuáles son sus pasiones y su propósito en esta vida, les será más difícil saber qué vientos les son favorables o qué decisión es la adecuada en alguna bifurcación que deban enfrentar en sus vidas. Al fin, sin un destino claro se puede andar deambulando por la vida y permitiendo que el destino nos envuelva en su incertidumbre por no tomarlo en manos propias

ATRÉVETE A VIVIR EN TU ZONA DE GENIALIDAD

Decide salir de tu zona de confort para ir a la zona donde te pueden suceder las mejores cosas y donde podrás experimentar la mejor versión de ti mismo. Ser simplemente pasivos ante lo conocido y decidir permanecer allí en sí puede ser una manera de ser solo actores de reparto en nuestra historia, pues el destino será quien esté escribiendo nuestra vida y nosotros solo nos estaremos dejando llevar por las olas que nos tendrán en un vaivén que no nos llevará a ninguna parte. Al fin, no decidir salir de nuestra zona de confort ya es una decisión en sí misma que nos traerá como resultado la mediocridad en nuestra calidad de vida.

Tal vez la falsa felicidad que se percibe en el conformismo de una vida rutinaria y sin sentido nos haga creer que no hay que actuar sino simplemente esperar a que nuestra vida pase sin tomar grandes riesgos. Pero tarde o temprano la vida nos confrontará y nos hará preguntarnos qué hemos hecho para ser realmente felices y desarrollados. Entonces en ese momento sentiremos lo insípida que fue nuestra vida. Algunos preferimos enfrentarnos a esa pregunta desde ya y actuamos para encontrar esa respuesta, tal vez con un traspié tras otro, pero con la tranquilidad que la vida nos compensará con una existencia llena de significado donde realmente seremos protagonistas.

CREE EN TI Y ENFRENTA TUS MIEDOS

Si en definitiva decidimos activamente escribir nuestra historia tendremos que creer más en nuestras capacidades y enfrentarnos a nuestros miedos. De lo contrario siempre seremos solo víctimas de nuestras circunstancias. Las víctimas se enfocan en las cosas que no pueden cambiar, y no se enfocan en lo que está en sus manos para realizar un cambio. Esa creencia en tus capacidades te dará argumentos para querer realizar cambios en tu vida. Deja de quejarte de lo que no puedes cambiar y mejor pregúntate qué puedes hacer con las herramientas que cuentas para iniciar ese cambio. Cree en ti. Cree que puedes aportar un grano de arena para cambiar el mundo cambiando primero tu propia realidad.

Después de tener convicciones claras de lo que eres capaz y haber enfrentado tus miedos, será más fácil tomar decisiones de acuerdo a esas convicciones y no a las situaciones. Cualquier dificultad no te detendrá y sabrás tomar decisiones más audazmente porque tendrás un claro propósito de vida. Esto es realmente ser un protagonista en la historia de tu vida. Hacer que las cosas sucedan. Dar un paso cada día en la consecución de tus sueños sin permitir distracciones ni dilaciones por falta de acción continua. Ese enfoque se dará solo por dejar de ser pasivo o víctima del destino, e ir proactivamente por la consecución de tus sueños. Si decides ser el protagonista de tu historia no renuncies fácilmente, porque la meta puede estar muy cerca.



COMPARTELO
¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO?
SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES

Únete a nuestra comunidad para recibir nuestro nuevo contenido directamente en tu correo.

Además recibirás un ebook gratis de bienvenida.

¡AHORA CONFIRMA TU SUSCRIPCIÓN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.